U$D

DOMINGO 21/04/2019

Las especulaciones financieras pueden volverse una profecía autocumplida

Las especulaciones financieras pueden volverse una profecía autocumplida

Los pronósticos que se escuchan en estos días sobre el 2019 tienen tantos imponderables que pierden su sentido original. Los supuestos de la Argentina son tan amplios, que resulta llamativo que inversores o empresas estén pensando decisiones sobre percepciones electorales o económicas que tienen pocos datos detrás. La complicado es que la reacción que provocan esos pronósticos crea un nuevo escenario que se vuelve insumo de otras decisiones, y así crea una rueda sin fin.

Cristina Kirchner todavía no formalizó su candidatura, ni tampoco explicitó una estrategia para ganar los distritos grandes, como Córdoba, Mendoza, la Capital y la neurálgica provincia de Buenos Aires. La mayoría de los gobernadores del PJ no quieren estar a su lado en una campaña y por eso están buscando adelantar las elecciones en sus distritos. Sin embargo, en el mercado se acepta como probable un triunfo suyo en la elección presidencial, que derivaría en una reestructuración de la deuda o del actual acuerdo con el FMI.

Si los fondos de inversión quieren tener menos bonos argentinos por lo que pueda pasar a partir de diciembre de 2019, está claro entonces que el riesgo país se volverá un indicador tan especulativo como cualquier apuesta. Los inversores no tienen forma de tomar el pulso fino de un país, pero saben que para la Argentina, vender nunca es un mal consejo.

A nivel global sucede algo similar. Los operadores actúan con herramientas informáticas que solo tratan de minimizar las pérdidas. La ansiedad argentina es pariente directa del cortoplacismo. El problema crece cuando en lugar de actuar con datos ciertos, se validan percepciones que pueden cambiar en 180 grados. Así estamos.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés