Lunes  06 de Mayo de 2019

Las elecciones las gana Macri, cuentan los bonos: la candidata K y el piano que sea cae al abismo

Las elecciones las gana Macri, cuentan los bonos: la candidata K y el piano que sea cae al abismo

El piano y la cornisa. Esta será la elección más ética que enfrentemos. Los próximos meses dirán si los argentinos podrán despertar de la siesta en la que hoy pululan y efectivamente dimensionen el daño que un retorno K significaría para la Argentina. Millones de venezolanos intentan escarpar de su oprobio dictatorial recuperando su libertad y paradójicamente aquí, algunos compatriotas esperan todavía un retorno K que me cuentan será esta vez, “maduro” y “moderado”. Sin embargo, mi olfato estomacal me sugiere que el retorno K es sólo un gigantesco humo que se irá cayendo como un piano de caras a noviembre al ritmo de lo que digan, al ritmo de lo que hagan y por sobre todo, al ritmo de lo que destruyan. El ADN K es inconfundible y aunque hoy esté estratégicamente bien escondido, calladito y guardadito, terminará por aflorar como el pus de la herida más infectada despertando a muchos de los argentinos que hoy todavía duermen.

Girando, girando y no yendo. La Argentina de hoy está para la cachetada en todos los frentes y Wall Street, experta en sacudir y reciclar historietas, nos irá llevando “comprados” y “vendidos” al ritmo de la formidable locura que se vive en este país, que más que un país, se ha transformado en un gigantesco trompo africano que gira esquizofrénicamente a mil revoluciones por segundo pero que irónicamente, no avanza hacia ningún lado. Somos la tribu de los “360 grados”, somos “el gran reloj sin agujas”, vamos y venimos pero en definitiva nos quedamos congelados en el mismo punto de origen, un punto lleno de pobres gestados durante 74 largos años que requiere urgentemente reformas en frentes múltiples. Pero a pesar de la notable celeridad que se requiere, nuestra clase política, la “elite intelectual de Peronia”, ha decidido tomarse un año entero en dirimir la gran batalla electoral del 2019: un frustrante carnaval de mediocres conocidos por todos que nos prometen que esta vez “la cosa será diferente” al ritmo de ese viejo bombo candombero y el jugoso e infaltable choripán.

Y dentro de esta recurrente maratón de políticos rancios y fracasados que se autoproclaman como líderes del futuro sin siquiera medir 10 puntos en las encuestas, uno observa que mucho se habla de personajes y alianzas pero por el momento no se escucha un solo plan de país a cuatro años vista, un país que después del despilfarro K está en absoluta terapia intensiva y deberá esperar casi sin hacer nada hasta diciembre a los ojos de un mundo que nos sigue prestando y nos observa en paciente, contemplativo y hasta cómplice silencio. Padecemos de una oferta de políticos mudos que no nos cuentan y a la vez sordos que no nos escuchan, frente a las fenomenales pecuniarias que ha ido incubando este bendito país desde 1945, lapidaria ocasión en donde decidimos “combatir al capital” al ritmo del bombo.

Cuando casi todo lo malo ya está en precios. En las últimas dos semanas, los activos financieros argentinos han absorbido una sustancial negatividad fruto del descuento del primer gran evento que se nos viene en este eterno periodo electoral. El 22 de junio ya se descuenta como el día en donde la candidata K se presentará a las presidenciales del 2019. El mercado cargó las probabilidades potenciales en favor de un escenario electoral que a partir de este evento se ha tornado en mucho más extremo y bipolar.

Por el momento, Wall Street nos mira como un dado incierto con solo dos resultados posibles e infinitamente opuestos: “M o K”, “el malo o el pésimo”. De esta forma, resulta útil calcular probabilidades electorales implícitas en función de la información que nos brinda el mercado de bonos. Concentrémonos en el Bonar 2024, bono que ha exhibido una formidable volatilidad precio en estos últimos días, fruto de la altísima incertidumbre que viene naciendo en nuestro mapa político desde la presunción del kirchnerismo con chances electorales.

4 escenarios y 4 probabilidades implícitas. En el peor momento, hace dos semanas atrás aproximadamente, el Bonar 24 llegó a valer 77 dólares de precio dirty, lo cual implica una tasa de rendimiento de 27%. En los últimos días previo al corte de cupón, con un mercado mucho mas tranquilo, ese mismo bono llegó a valer 88.50 dólares de precio dirty, arrojando una tasa de rendimiento de 18%, incluso el viernes ex-cupón llegó a cotizar un poco mejor. Por lo que pueden observar, un bono corto argentino a esta altura exhibe más volatilidad que el Bitcoin, lo cual refleja la forma en la que el mundo nos está mirando y evaluando. Primero, intentemos calcular la probabilidad implícita de que el macrismo le gane al kirchnerismo en un ballotage utilizando la tasa del 27% y suponiendo que si el macrismo gana, el Bonar 24 rendiría 10% y que si ganase el kirchnerismo rendiría 40%. Bajo este escenario, la probabilidad en favor de Mauricio Macri sería 43% y en favor del kirchnerismo 57%. Segundo, si hacemos el mismo cálculo pero con un Bonar 24 rindiendo 18% y no 27%, la probabilidad de que gane Macri sería de 73% y la del kirchnerismo de 27%, valor que refleja las cotizaciones al día de la fecha y una reversión que ha sido notable en tan sólo un par de días hábiles. Tercero, si supusiéramos que el Bonar 24 fuese a los niveles de precios previos a la publicación de la famosa encuesta que da por ganador al kirchnerismo por 9 puntos, el Bonar 24 rendía 14% y resultaba en una probabilidad a favor del macrismo de 86% versus el kirchnerismo con solo 14%. Cuarto, si el Bonar 24 valiese nuevamente lo que alcanzaba a inicios de año rindiendo 11%, la probabilidad en favor de Cambiemos sería de 96% y la del kirchnerismo de 4%.

El acertijo y la obviedad. Así como espero que el mercado más o menos ya se quede neutral a las noticias del 22 de junio, como siempre es el caso, también intentará adelantarse al evento siguiente. De esta forma, al ritmo de las encuestas, el mercado intentará comenzar a descontar los resultados de Las Paso para ir definiendo de alguna manera más concreta y robusta las verdaderas chances del kirchnerismo frente a Cambiemos. Con la vertiginosidad con la que se vive hoy en día, de aquí a agosto falta una gigantesca eternidad pero al ritmo de esta enceguecedora incertidumbre el mercado intentará buscar el próximo escalón. El tiempo dirá si será hacia arriba intentando acercarse otra vez a los valores de febrero o hacia abajo buscando otro nivel más negro ante el potencial descuento de una mayor probabilidad K de caras a noviembre. El potencial “acuerdo” con el peronismo razonable puede jugar un rol decisivo y terminante en esta dimensión.

Lejos de ser un resultado incuestionable pero una aproximación que nos muestra el bosque. Como se puede observar, la volatilidad que se vino y que quedará en precios hasta noviembre ha sido voluptuosa fruto de un país que puede convertirse en dos monstruos totalmente distintos de acuerdo con quien resulte ganador del trono por los próximos 4 años. Obviamente que los números que analizo son solo una mera aproximación de una realidad futura que desconocemos pero indican que el mercado en el peor punto del pánico previo a los anuncios cambiarios del BCRA y al potencial acuerdo con el peronismo razonable, se animó a descontar un retorno del 27% en el Bonar 24 asociado a una probabilidad de que el kirchnerismo saliera victorioso del 57%.

Mi sensación es que el mercado se pasó bastante de rosca descontando con demasiada confianza una potencial victoria del club K que a esta altura es solo una enorme e infundada hipótesis. Lo bueno de todo esto es que esta sucesión de eventos tan nocivos para los activos argentinos le han sacado preeminencia al 22 de junio. Si para entonces nos enteramos de que finalmente la candidata K se postula a la presidenciales, el mercado no debería tomarlo con sorpresa y por lo tanto, los precios de los activos argentinos deberían resultar relativamente inmunes a dicha realidad. En este contexto, sólo una improbable sorpresa positiva representada por la candidata K no presentándose los haría reaccionar muy positivamente, aspecto que parece tener bajísima probabilidad. Conclusión: el 22 de junio no sorprende más a nadie, el mercado desde hoy irá a descontar las Paso de agosto. Que Dios nos bendiga en los que serán los seis meses más largos, volátiles y decisivos de nuestras vidas.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,398458,000063,0000
DÓLAR BLUE-1,438867,500068,5000
DÓLAR CDO C/LIQ0,9944-76,0064
EURO0,430966,515366,5436
REAL0,595714,481814,4891
BITCOIN-0,52607.172,49007.178,1100
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-0,439242,5000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,818254,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,785755,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000045,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000165,00165,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,951,95
DISC USD NY0,613582,0081,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL1,045034.657,4400
BOVESPA0,1700110.672,0100
DOW JONES0,110027.881,7200
S&P 500 INDEX0,29083.132,5200
NASDAQ0,44008.616,1830
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,9986327,8458331,1527
TRIGO CHICAGO-1,0753194,3742196,4870
MAIZ CHICAGO-1,7206140,5455143,0061
SOJA ROSARIO0,0000250,0000250,0000
PETROLEO BRENT-0,761663,850064,3400
PETROLEO WTI-0,675258,840059,2400
ORO0,75211.473,60001.462,6000