ENFOQUE

Las ciudades latinoamericanas en el futuro

Las ciudades son fundamentales para el crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Generan el 80% del PBI global, y, para fines de 2050, se prevé que el 70% de la población de países en desarrollo habite en ellas. Las ciudades en Latinoamérica ofrecen una imagen ambigua: por un lado, muestran lo mejor de cada país; por otro, enseñan las brechas de desigualdad y desarrollo que afectan a nuestras sociedades. Lo que nos lleva a una pregunta: ¿Cómo deben ser las ciudades del futuro de nuestra región?

Latinoamérica constituye uno de los mercados mundiales más importantes en términos de inversiones en infraestructura urbana. La ciudad latinoamericana del futuro debe ser organizada alrededor de la sostenibilidad y la productividad, con el fin de cerrar la brecha de infraestructura existente y generar un entorno urbano que no atente contra el medio ambiente, no sólo en los sectores de movilidad, seguridad, educación, eficiencia energética, manejo del agua y de residuos, sino también en su funcionalidad, con el fin último de edificar un lugar mejor para vivir.

IFC, miembro del Grupo Banco Mundial, se encuentra en una posición inigualable para reunir a municipalidades, empresas de servicios públicos y actores del sector privado con el propósito de abordar de forma integral las necesidades más apremiantes de las ciudades de los mercados emergentes. Durante los últimos 15 años, IFC ha invertido más de 12,000 millones de dólares en 350 proyectos urbanos y servicios de asesoría en más de 60 países, contribuyendo a crear ciudades sostenibles y competitivas que atraigan la inversión privada necesaria para el crecimiento inclusivo y reducir la pobreza. Actualmente IFC trabaja en toda la región con ciudades tan diversas como Barranquilla, Lima y Tegucigalpa.

Un ejemplo concreto en Latinoamérica es la alianza estratégica que IFC estableció con la Ciudad de Buenos Aires en Argentina. Esta alianza incluye no sólo el financiamiento de obras importantes de infraestructura como el Metrobús y las ciclo-rutas, sino también asesorías técnicas en temas de alto impacto como el transporte de bajas emisiones, programas de eficiencia energética y la promoción de construcciones sostenibles incluso en las zonas más desfavorecidas. Por ejemplo, el Grupo Banco Mundial promueve medidas de eficiencia energética en el Barrio 31, el cual que carecía de acceso formal a servicios de electricidad y agua. El Centro de Desarrollo Emprendedor y Laboral es un moderno edificio de oficinas públicas de tres pisos que se construyó sobre las ruinas de un notorio centro de distribución de drogas, por lo que simboliza la ambición de la ciudad de revitalizar el Barrio 31. El diseño ecológico del centro, que no demandó un costo de capital adicional, es un ejemplo por la baja energía incorporada en los materiales, ya que se recuperaron las paredes y las losas de piso existentes.

Este es solo un ejemplo del trabajo integral que permitirá construir las ciudades que tanto anhela Latinoamérica.

Tags relacionados