Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Las cifras de la economía no alcanzan a mejorar la sensación térmica

Al Gobierno le cuesta cada vez más mostrar que la inflación, pese al resultado de febrero, está en un sendero descendente. Sabe que lo que empuja al índice hoy son factores que surgen de decisiones propias, como los aumentos de la luz, el gas y los peajes. Y que otros precios que tuvieron también un sacudón requieren un visto bueno oficial, como sucedió con los valores que cobran las empresas de medicina prepaga y de telefonía celular, y las naftas. Como bien anticipó el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, hasta abril habrá que esperar movimientos de este tipo.


Algunos elementos, sin embargo, juegan a favor. El primero es que la mayoría de los aumentos tarifarios no se repetirán (excepto aquellos que fueron partidos en cuotas). El segundo es que hay otros componentes que están actuando como contrapeso. El más relevante, por su impacto en la canasta básica alimentaria, es el precio de la carne: subió apenas 0,2% según el estudio Bein, y acumula un alza de 11% en doce meses (pocos repararon que el rubro que más hizo subir el capítulo Alimentos fue comidas fuera del hogar). Indumentaria retrocedió 1,7% anual, por efecto de las liquidaciones que desata el fin de la temporada de verano. Educación tampoco mostró cambios significativos, pero eso se verá en los meses siguientes, cuando las paritarias docentes impacten en las cuotas de los colegios.

La suba del agua, que también está en marcha, tendrá un impacto más diluido por la tarifa social (aunque pega en las expensas), mientras que la del transporte de pasajeros quedó en veremos, en función del alto impacto social que contiene su ajuste.

El Gobierno quiere asegurarse que las malas noticias en materia de inflación queden concentradas en el primer semestre. Pero debe encontrar alguna respuesta válida para los gremios, ya que la oferta de una nueva ley de compre nacional durará poco. Con paros, piquetes y movilizaciones, su riesgo es que se sienta más la sensación térmica de la calle que la temperatura real.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Alejandro Fridman
Alejandro Fridman 15/03/2017 08:19:21

No es una sensacion es la realidad. Estamos a medidados de año y la economía sigue en el freezer, cada día hay más y más rescesión. Si no toman medidas productivas y de consumo rápido pierden las elecciones en octubre y el país se volverá ingobernable.

Umberto Guglielmone
Umberto Guglielmone 15/03/2017 08:15:00

Sin ánimo de ofender... ¿esa "sensación térmica" no depende en gran medida de los medios de comunicación? ¿y sobre todo de los periodistas formadores de oponión? Esta nota es como luchar con molinos de viento.