Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La última oportunidad para Yahoo!

La última oportunidad 
para Yahoo!

Yahoo! se va del país. La semana pasada la empresa pionera de Internet anunció que abandona sus oficinas en la Argentina y también levanta las de Madrid, México, Milán y Dubai. Tuvo un 2015 nefasto. Perdió 4400 millones de dólares en el último trimestre y piensa reducir un 15% su staff. Para cuando termine el año tendrá unos 10 mil empleados, la mitad que hace apenas cinco años.
¿Qué le pasa a Yahoo!? En realidad, su caso es uno de los misterios más complejos de la industria de Internet. Hay que entender sus constantes vaivenes y su desorganización interna y financiera. También los contextos de una industria cada vez más histérica.
Repasemos su historia. La piedra angular de Yahoo! la pusieron en 1994 David Filo y Jerry Yang, dos estudiantes de ingeniería de la Universidad de Stanford, en California. La idea fue armar un listado online de sitios web interesantes, agrupados por categorías a medida que iba creciendo. El crecimiento fue descomunal. En marzo de 1995 lo bautizaron Yahoo! y, pocos meses después, en plena burbuja de las punto-com, recibieron casi dos millones de dólares de financiación. Los necesitaban para mudar los servidores prestados por la universidad porque no daban a basto de tantas page views. Un año después, la empresa salió a cotizar en la bolsa. Eran años de esplendor, en abril de 2000 el mismo Yang vino a inaugurar las oficinas a Buenos Aires y a otros países de la región. Allí pude entrevistarlo y estaba exultante. Más allá de que la burbuja había explotado en mil pedazos, el mundo le sonreía.
El listado de sitios inicial mutó en un enorme portal con noticias, base de datos de respuestas, un poderoso gestor de e-mail, avisos clasificados, un mensajero, un sitio de videos, grupos de discusión, etc. Y además gastó muchos millones de dólares para comprar otras empresas de servicios exitosos como Flickr (2005), del.icio.us (2006), Tumblr (2013), empresas de publicidad online, aplicaciones para mobile, sitios de noticias, etc. En 2006 intentó comprar Facebook pero Zuckerberg rechazó la oferta de... mil millones de dólares!
El directorio de sitios web que nació en una casa rodante calurosa y sin ventanas en el campus de Stanford se transformó en una empresa con miles de empleados, oficinas en todo el mundo y una marca que pautaba avisos en el Super Bowl y tenía un cartel de neon en Time Square. Do you Yahoo? era el slogan que aparecía por todos lados. Era el Rey indiscutido de la web.
Pero apareció Google con sus búsquedas y Facebook con sus muros. El mapa digital cambió. Hoy el mobile domina y la distribución de contenidos es diferente (con el modelo Netflix y Spotify a la cabeza). Yahoo! no logró, hasta hoy, hacer foco. Siempre fue todo y nada a la vez. ¿Qué es? ¿Cuál es su objetivo principal? Nadie lo sabe. Ni sus mejores empleados, que deciden abandonar la empresa en masa con indemnizaciones millonarias. Su caída fue tan lenta e imperceptible que ni ellos mismos supieron resolver el problema. Pasan los años, cambian los CEO y cada tanto nos enteramos de una nueva reestructuración. En 2012 tomó el mando la ingeniera Marissa Mayer (foto), una ex Google, con la gran responsabilidad de poner la casa en orden. Prometió mejoras, compró empresas por miles de millones y ordenó varias reestructuras, pero no logró la rentabilidad esperada por los inversionistas. Y sus colaboradores más cercanos no la soportan porque, parece, es autoritaria. El New York Times publicó que internamente la apodaron ‘Evita‘ en honor a la líder justicialista. Pero no por su amor por los humildes sino por su ego y fuerte carácter.
La semana pasada la empresa anunció que lanzará un plan estratégico para simplificar el negocio y focalizar solo en las áreas donde es fuerte. El objetivo es volver a crecer, pero dejaron abierta la puerta para concretar algo que siempre se rumoreó: una posible venta o fusión. En 2008 Microsoft ofertó 44 mil millones y Yahoo! la rechazó. Ahora suenan como posibles compradores Google (ya tienen un acuerdo comercial), Verizon y el gigante chino Alibaba (de la que es accionista). Yahoo! aún ofrece un par de miles de millones de visitas mensuales y varios servicios de gran calidad. Parece que no tiene más paño. Sea lo que de
cida hacer este año tiene olor a una última oportunidad.