La última buena noticia del 2020 e incertidumbre de grado 2 en 2021

Con la noticia de la aparente nueva cepa de Covid-19 y con notables inconvenientes referidos al Brexit, Europa contagió de negatividad a todos los mercados del mundo. Todos los índices de équity operan en terreno negativo antes de la apertura de los mercados en Wall Street de hoy lunes 21 de diciembre. Cabe destacar además, que finalmente demócratas y republicanos acordaron una segunda ronda de asistencia financiera destinada a distintos sectores de la economía norteamericana. Esta última noticia bien puede ser el final de un 2020 absolutamente demencial que abre la puerta a un 2021 también incierto, pero a otro nivel probablemente.

De la mano del Covid y de toda la locura que lo procedió, en 2020 los mercados transitaron una incertidumbre que podemos definir como de “grado 1 . Durante los meses de febrero y marzo cuando el planeta entero supo de la pandemia del coronavirus, todo tipo de pronósticos armagedónicos invadieron a los mercados al punto de llevar al VIX por sobre los 80 puntos. Después de ese shock inicial vinieron monumentales medidas que intentaron neutralizar al menos parcialmente sus efectos tales como: QE4 de la Fed +, dos paquetes de asistencia fiscal desde los Estados Unidos, y finalmente la creación de una serie de vacunas que prometen comenzar a combatir al covid de manera terminante. Todo este combo de noticias, sumado a elecciones en USA, generó para el 2020 un combo de incertidumbre que no veíamos desde los días de la crisis financiera 2008/2009.

El 2021 que ya se nos viene promete ser también un año plagado de incertidumbre, pero a la que podemos denominar como de “grado 2 en el sentido que si bien a la economía mundial le quedan años para cicatrizar de las consecuencias del covid, no parecería que el futuro cercano que se nos aproxima tenga el nivel de brutalidad en materia de imprevisión potencial tal como pudimos observar en 2020. Todo esto es cierto en tanto y en cuanto el covid no nos vuelva a sorprender con algo imprevisto. Pero si dicho cisne negro no ocurriese, todo parecería indicar que el 2021 sería un año de recuperación de las dos principales economías del mundo: Estados Unidos y China. Y de la mano de dicha recuperación y de un gobierno demócrata con menor instancia de conflicto probable hacia China, podríamos observar un 2021 razonablemente positivo para commodities y por lo tanto, monedas y équity emergente.

De esta forma, el 2021 aparenta ser un año de muchas mejores noticias que el 2020 pero esto a la vez viene siendo descontado por mercados de acciones que desde hace meses vienen raleando muy significativamente por lo que los niveles de precios de los índices actuales contienen una cuota alta de un optimismo que al menos en el corto plazo podría ser desafiado. De esta forma, con el anuncio del nuevo paquete de asistencia fiscal en USA se termina una larga serie de muy buenas noticias que han catapultado a los mercados de acciones en las últimas semanas:

1) finalización de la incertidumbre electoral en USA,

2) generación de varias vacunas alternativas,

3) aprobación del segundo paquete fiscal en USA que se venía haciendo desear desde hace meses. De esta forma, el mercado comienza un 2021 con cierto nivel de vulnerabilidad en donde probablemente intente cuestionar algunas de las muy buenas noticias descifradas durante 2020. En particular, el mercado se concentrará en verificar la eficiencia logística y biológica de las distintas vacunas que comenzarán a estar disponibles en días y a partir de este análisis extrapolará sus consecuencias a la velocidad de recuperación de la economía real a nivel global. No me sorprendería en este contexto que a un 2020 que ha tenido muy buenas semanas en esta última parte del año se le pante el inicio de un 2021 que intentará cuestionar el alcance de dicho optimismo.

Incertidumbre inicial aparte de caras al 2021, parecería que desde marzo la Reserva Federal otra vez mas generó el inicio de un nuevo bull market que al igual que el comenzado en marzo del 2009 intentará generar inflación de activos financieros por varios años. Si el mundo no es golpeado con otra tragedia más, es probable que los mercados de acciones sigan subiendo nominalmente como una forma de protegerse ante la histórica emisión de dólares los cuales se vienen devaluando contra acciones desde hace ya once años. Luchar contra esta tenencia parecería ser imposible porque detrás de la misma siempre está el misil monetario de la Reserva Federal. “Buy the dips parecería ser la tendencia dominante por varios años.

Noticias del día

Compartí tus comentarios