La revancha de los nerds

Hollywood gusta de los estereotipos. La popular porrista. El atractivo jugador de fútbol americano. La presidente del centro de estudiantes que hace todas las actividades extracurriculares para entrar a Harvard. El drogui. Y también, claro, el nerd al que le gustan las computadoras, saca fórmulas matemáticas de taquito y se reúne los fines de semana con otros como él a jugar juegos de rol; perseguir dragones en vez de chicas. La realidad imita a la ficción, se sabe, pero con tantos otros matices. 

La semana pasada Buenos Aires tuvo una reunión del estilo. El evento se llama "Nerdearla" y va por su sexta edición, esta vez en el Konex. Fueron 3600 personas, muchas de los cuales llevan orgulloso el mote de "nerd" aunque sus intereses sean diversos: hay quienes juegan juegos de rol, sí, pero también mujeres feministas que hacen de enseñar programación su militancia silenciosa y hackers "buenos" que cuentan todos los trucos para que otros no caigan. Hay stickers, "swag" y juegos para aprender a pensar lateralmente y resolver problemas. Los rockstars no son músicos de moda o influencers sino científicos, programadores, activistas y divulgadores. Cuando se suben al escenario central, las chapas del Konex tiemblan, rugen. Parafraseando al General: para un nerd no hay nada mejor que otro nerd. 

Los nerds que eran el centro de burlas hoy se volvieron atractivos y no solo para las marcas. La revista Forbes nombró este año en su top 10 a algunos de los "cerebritos" más importantes del mundo: Jeff Bezos, el fundador de Amazon, lo lidera desde hace dos años (u$s 131.000 millones); Bill Gates, de Microsoft, le sigue de cerca (u$s 96.000 millones); Larry Elison, CEO de Oracle (u$s 58.000 millones) y Mark Zuckerberg (u$s 62.000 millones) que codeó Facebook desde su escritorio universitario, son sus escoltas. 

En la Argentina, la empresa más grande del mundo, si se tiene en cuenta su valuación, es MercadoLibre. Marcos Galperín no es un hombre del coding pero su empresa cotiza en el Nasdaq y emplea a más programadores que cualquier otra. Hace una semana, el mismísimo CEO contó una anécdota que ilustra de cuerpo entero el verdadero valor de los "nerds" en su negocio. "¿Sabés lo que hizo Amazon cuando empezó a competir con nosotros mano a mano? Alquiló tres pisos en el mismo edificio donde estábamos y entrevistó a todos nuestros ingenieros. Les ofrecía trabajo en Madrid y Canadá y nos sacó a varios. Ese es el mundo en el que empezamos a vivir". 

No es casual que muchas marcas hayan querido acercarse a Nerdearla. Cognizant, Despegar, Santander, Amazon, BBVA y Tenaris son algunos de los nombres: saben que el evento está lleno de talento joven y quieren reclutar. 

Hoy, entrar a ese mundo no es tan dificil. Tal es el déficit en las llamadas "industrias del conocimiento" -5000 puestos de trabajo sin cubrir y programas como el "Plan 111 mil" que capacitaba en programación, a la deriva- que el conocimiento más básico que se logra con cursos de iniciación ya es un boleto de entrada al mundo que, hasta hace poco, era exclusivo de los nerds. La competencia es feroz en ese segmento en el que los sueldos promedian $ 100.000 al mes y los beneficios incluyen espacios de recreación, gimnasio e incluso un jugoso paquete de acciones. 

Tags relacionados

Noticias del día