Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La reforma tributaria pendiente y el impuesto a la tierra

Imagen de ARIEL MELAMUD

ARIEL MELAMUD

Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP)

1
La reforma tributaria pendiente y el impuesto a la tierra

En el último decenio la carga impositiva que los argentinos tuvimos que pagar alcanzó niveles históricos sin precedentes. La mejora en la administración tributaria fue un hecho positivo: si queremos tener un país en serio, con bienes y servicios públicos en cantidad y calidad adecuados, tenemos que combatir la evasión y lograr niveles de presión impositiva del orden de los alcanzados.

También es un hecho, no obstante, que la magnitud del gasto público en el mismo período fue desmedida y que su calidad dejó muchísimo que desear en materia de provisión satisfactoria de bienes y servicios públicos.
Del mismo modo, por el lado de los ingresos, la estructura tributaria mantuvo su carácter fuertemente regresivo en términos distributivos. El peso del IVA y demás impuestos indirectos debe ser reducido; el impuesto a los ingresos debe volverse mucho más progresivo y alcanzar otras fuentes de renta; también debe reemplazarse el impuesto a los bienes personales por el impuesto al patrimonio y reestablecerse el impuesto a la herencia, entre otros.

Es así que una reforma tributaria profunda aún está pendiente y su debate y la búsqueda de acuerdos para llevarla a cabo debe incorporarse a la agenda pública imperiosamente.

Esa reforma debe incluir la eliminación o una fuerte reducción de las retenciones a las exportaciones, que ciertamente desalientan la producción de los sectores más dinámicos de la economía.

La asunción del nuevo Gobierno nacional llevó a la eliminación de las retenciones a la mayoría de las exportaciones industriales y de commodities y a la reducción de las aplicadas a la soja.

Si bien la medida favoreció a esos sectores castigados por la combinación de ese gravamen y el atraso cambiario, sus consecuencias tienden a afectar la equidad distributiva. En el caso de los recursos renovables en particular, la medida afecta directamente el poder adquisitivo de amplios sectores de la población al incrementar los precios de los alimentos, y priva al sector público de recursos que podrían minimizar ese impacto.

Por esa razón no basta con su eliminación o reducción. Es necesario sustituirlo por otro más eficiente y equitativo. Un impuesto que reúne a la vez ambas condiciones es el que se aplica directamente sobre los recursos que generan rentas extraordinarias.

En particular, tal como presentamos en una reciente investigación de ASAP ‘Tributación sobre los Recursos Naturales en Argentina’, los derechos de exportación a los productos agropecuarios deberían reemplazarse por el impuesto a la propiedad de la tierra.

El impuesto a la tierra

-vigente por ejemplo en provincias de Australia y en estados de EE.UU. así como en Chile - es ciertamente progresivo desde el punto de vista de la distribución, pero es a la vez muy superior a las retenciones desde el punto de vista de la eficiencia, ya que grava al recurso que es la fuente de las rentas extraordinarias y penaliza a los propietarios que mantienen improductivo ese recurso. Además, desde la perspectiva del federalismo fiscal significaría una transferencia de recursos de la Nación a las provincias.

Nuestro país se debe un debate sobre la reforma impositiva que mejore la eficiencia y la equidad de la recaudación. En ese debate debe figurar la mejor manera de gravar las rentas extraordinarias de los recursos naturales. Las retenciones a las exportaciones afectan la producción de sectores dinámicos, modernos y competitivos internacionalmente que el país debe incentivar y no desalentar.

Los efectos distributivos adversos de su eliminación deberían neutralizarse en el caso de los recursos renovables mediante la instrumentación del impuesto a la tierra, complementado por un esquema de redistribución entre provincias y un Plan Alimentario Nacional basado en cupones para alimentos destinados a los sectores de menores ingresos.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Héctor A. Hermida M.
Héctor A. Hermida M. 29/02/2016 10:37:19

Impuestos, respecto de la tierra, aquí algo FUNDAMENTAL, si FUNDAMENTAL. AGRO, SUSTENTABILIDAD Y POLÍTICAS DE ESTADO DE CONSERVACIÓN DE LOS RECURSOS NATURALES http://www.agrosustentable.com.ar/Sustentabilidad/newsletter.html