La reforma judicial necesaria es una tarea de tiza y pizarrón

Unir la Justicia Federal con competencia criminal y correccional con los juzgados en lo Penal Económico, ambos con asiento en la Capital Federal, es una tarea que bien debería hacerla y proponerla el mismo Consejo de la Magistratura. Dicho Consejo tiene competencia para ello, además no les hace falta recursos ni asesores. De paso nos ahorraríamos más dolores de cabeza.

La prioridad desesperante y urgente ahora es combatir (más bien eludir) la pandemia y al mismo tiempo intentar recuperar la economía. Luego, también hay larga una lista de temas en espera. Muchos más.

No se debe aprobar ese proyecto de ley. Ya sus propios promotores, habían dicho que no había apuro (pero por las dudas le dieron media sanción en el Senado).

Las mismas críticas de la oposición a la reforma en cuestión, llevan más a pensar en un talud continental que en una “grieta .

¿Qué es lo que pretendieron hacer los senadores que aprobaron el proyecto de ley de reforma del Poder Judicial Federal? ¿En qué estaban pensando? ¿Qué les hace creer que es un tema prioritario para todos nosotros?

Estamos de acuerdo en varios puntos del proyecto de reforma a la Justicia. Sobre todo en que hay que ordenar la competencia federal, en lo criminal y correccional y en lo penal económico, en CABA.

Pero este es un tema que se puede armar y resolver rápidamente. Se trata de unificar los fueron penales federales en territorio de la ciudad de Buenos Aires, en todas sus instancias.

Además esta reorganización debió haberse hecho al día siguiente de la sanción de la reforma constitucional del año 1994 cuando se le dió estatus de ciudad autónoma a la ciudad de Buenos Aires.

Más aun, esta tarea podría y debiera realizarla la misma Corte Suprema de Justicia de la Nación, invocando las mismas atribuciones constitucionales que posee en estos casos en los cuales están en juego cuestiones de organización administrativa de su propio poder.

Así este “mega proyecto de reforma del Poder Judicial es la cosa más inoportuna que se haya visto. ¿Quién puede estar preocupado ocupándose, siquiera pensando, en semejante reforma en estos tiempos?.

Desde hace más años que los que se pueden recordar, el tema de la jurisdicción federal en la Capital Federal nunca fue demasiado importante. Es que en realidad ahora existen otros intereses por lo cual se considera oportuno tratarlo.

Hace más de 40 años escuchaba (siendo apenas un empleado en la misma Justicia Federal) que ya se pensaba en unificar los fueros en la Capital Federal. No tenía sentido que convivieran juzgados “nacionales con juzgados “federales en la ciudad de Buenos Aires, sobre todo en tiempos que era, esta misma, un territorio federal.

Insistir en esto actualmente, es como tener tres fueros.

Tampoco estaba claro qué causas eran temas para la justicia federal o la justicia nacional, incluso la justicia local

Las cuestiones de competencia eran cuestiones que nunca estuvieron demasiado claras.

La llamada jurisdicción federal siempre fue un tema harto dudoso. Nadie sabe exactamente qué es eso de diferenciar la justicia nacional de la justicia federal, como competencias diferentes.

La justicia en la Capital Federal, antes de la reforma constitucional de 1994 que convierte a la ciudad de Buenos Aires en una especie de provincia (territorio autónomo) solo debería ser una, y solo diferenciar sus competencias por las materias (Laboral, Civil, Administrativo, Penal, Tributaria. etc).

Recordemos que la provincia de Buenos Aires era la titular de la ciudad de Buenos Aires, y la perdió y cedió a la Nación con la condición de que la misma fuese territorio federal donde habitasen las autoridades e instituciones.

Condición incumplida. Mucho se habló de la inconstitucionalidad de tal transferencia, sobre todo después de la reforma de 1994.

Pero esto hoy es historia. En su momento era una solución para la organización nacional.

Pero, bueno. ¡Ya basta!

Esta reforma judicial es un pandemonio. No se puede tratar. Habría que fragmentarla.

Ir de a poco. De la forma en que está planteada, no es masticable. Solo leer el proyecto lleva días. No es serio tratar semejante tema contando votos en una pantalla.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios