Miércoles  24 de Julio de 2019

La pregunta que no terminamos de responder

¿El temor a las crisis recurrentes se debe solo a la falta de confianza en la moneda, o hay otras razones que pasamos por alto?

La pregunta que no terminamos de responder

En junio, los argentinos con capacidad de ahorro compraron u$s 1493 millones (u$s 1080 millones para atesoramiento y el resto para turismo y pagar consumos en el exterior), de acuerdo con los últimos datos del Banco Central. En mayo, habían sido u$s 1425 millones en total. Eso, a pesar de que el dólar cotiza a $ 44 y que no hay un atraso cambiario tan marcado como en otros tiempos. Cada mes, unos u$s 1000 millones van a parar fuera del sistema, a cajas de seguridad o cajas de zapatos. En época de crecimiento o de recesión, el comportamiento es el mismo: quien tiene un excedente, se dolariza y lo guarda (con suerte, en el banco, pero no por mucho tiempo). Y en un año electoral, todavía más. Los activos de argentinos en el exterior rondan los u$s 400.000 millones, casi un Producto Bruto Interno (PBI) entero, según calculan los especialistas. La fuga del ahorro es uno de los grandes desafíos que enfrenta la economía argentina actual y futura. La cara más visible de la falta de confianza.

Las causas de este fenómeno fueron expuestas miles de veces. Las crisis cíclicas, la inflación, las incautaciones de depósitos no hicieron más que consolidar un clima de desconfianza generalizada (a seguro se lo llevaron preso varias veces en la Argentina) que llevará décadas despejar. Pero aun cuando los motivos que conducen a ahorrar en dólares sean entendibles, la falta de confianza en el futuro –una afección que sufrieron todos los gobiernos- es estructural y encierra también otras razones, no solo monetarias. O eso es lo que deberíamos tener presente si queremos revertirla.

¿Qué hace falta para que todo el ahorro que está escondido por ahí se vuelque al sistema y se transforme en fondeo para la inversión? ¿Qué hace falta para que, en definitiva, alejemos el fantasma del derrumbe cada 10 años? Tal vez nuestro principal problema de desconfianza no arranca en la pérdida de valor de la moneda sino en la falta de respeto a la ley, como identificó hace 30 años el notable jurista Carlos Nino. En la imprevisibilidad potenciada y recurrente, por el anterior motivo. En la sensación de que, con demasiada facilidad, se borra con el codo lo que se escribe con la mano. En el "sálvese quien pueda". En los abusos y excesos de tantos sectores que lucran con privilegios. 

Tal vez se deba, además, a la enorme dificultad que venimos teniendo como sociedad para encontrar acuerdos profundos. Y a los obstáculos culturales para afrontar muchos aspectos de la realidad y encontrar soluciones acordes a las posibilidades. Entre las etiquetas ideológicas y la negación no suele haber mucho espacio para discusiones sensatas.

Mirá también

Apostar a dar el salto

Diversos factores, como la baja de los precios de los commodities que produce la región y las medidas proteccionistas de algunos de los principales compradores de estos productos, plantean un nuevo desafío para los países productores de materias primas.
Por MANUEL SOBRADO

Los discursos que en general pronuncia la clase dirigente no contribuyen a trazar un mínimo horizonte de estabilidad, y menos en estos tiempos de grietas y enfrentamientos. Pero, superada esta campaña electoral, habría que pensar si los planteos que ensalzan el todo o nada, en distintos ámbitos, no son también otro factor constante de desconfianza que atenta contra la idea de continuidad. ¿Cuántas veces se escucha que alguien proponga mejorar la obra de su predecesor –lo que implicaría reconocer algún logro- y construir sobre lo construido? ¿Tendría éxito o nos acostumbramos demasiado a quienes siempre quieren empezar de cero? ¿La previsibilidad es un valor?

Son solo algunas de las preguntas que deberíamos hacernos. Como identificar por qué cuesta tanto consensuar un rumbo coherente y sostenerlo, sin que las correcciones necesarias impliquen dar giros de 180 grados. Los pequeños ajustes sobre la marcha, constantes y pertinentes, contrarios a lo que hemos visto: reaccionar cuando estamos al borde del precipicio. 

Tal vez sea todo esto y otras razones más que aún no logramos identificar. Motivos que hacen a una pregunta que no terminamos de responder por completo.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000057,750062,2500
DÓLAR BLUE1,428670,000071,0000
DÓLAR CDO C/LIQ0,3213-80,1678
EURO-0,354066,081166,3439
REAL1,125514,430214,4841
BITCOIN1,07927.467,84007.470,1800
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,000043,5000
C.MONEY PRIV 1RA 1D-2,702754,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-2,654955,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000045,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,9629173,00171,35
CUPÓN PBI EN PESOS-1,92312,042,08
DISC USD NY0,649477,5077,00
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL3,157035.443,0500
BOVESPA0,4800110.622,2700
DOW JONES1,220027.677,7900
S&P 500 INDEX0,91363.117,4300
NASDAQ1,00008.570,7010
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,5372326,6516324,9063
TRIGO CHICAGO-0,5639194,3742195,4765
MAIZ CHICAGO0,2736144,2856143,8919
SOJA ROSARIO-0,1988251,0000251,5000
PETROLEO BRENT1,514464,350063,3900
PETROLEO WTI1,215159,140058,4300
ORO-1,23231.458,70001.476,9000