Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La política de telecomunicaciones de Macri es una prueba clave para su esfuerzo modernizador

Una delegación del gobierno de Argentina visitó los Estados Unidos en un intento por atraer inversiones para su sector de telecomunicaciones (ICT), según lo informado por los medios de comunicación. El ‘roadshow’ Día Argentino del ICT fue apoyado por la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en Argentina (Amcham) y está integrado por el Ministro de Comunicaciones Oscar Aguad y otros altos funcionarios. La delegación visitó Nueva York y Washington.

Este es un paso importante dentro de la estrategia del gobierno para atraer inversión extranjera, para ayudar a la Argentina a salir del estancamiento y, de una manera mucho más urgente, para sacar al país de su recesión actual. El PIB ha disminuido en un 2.5% a junio y se proyecta que muestre un crecimiento negativo durante el año. El gobierno está también bajo considerable presión debido a la lenta disminución de la inflación y las recientes pérdidas en ingresos reales para muchos argentinos.

El presidente Macri está realizando un significativo esfuerzo para mejorar la relación del país con el resto del mundo y actuó con decisión al principio de su gobierno para romper con las políticas intervencionistas y anti-crecimiento de su predecesor. Eliminó las restricciones en los mercados de divisas y de exportación y se resolvieron los prolongados conflictos con los acreedores extranjeros, con el fin de atraer la inversión extranjera a la Argentina. La propuesta conjunta de Argentina y Uruguay para ser anfitriones de la Copa Mundial de la FIFA 2030 es consistente con las promesas que Macri ha hecho además integrar el país al mundo.

Sin embargo, todavía hay algunas serias inconsistencias entre dicho y hecho, entre las que el sector de las telecomunicaciones es un ejemplo claro y preocupante. La modificación de la muy restrictiva ley de medios de 2009 y la ley de telecomunicaciones de 2014, mediante Decreto de Necesidad y Urgencia nº 265/2015 es un notable ejemplo de las inconsistencias. El decreto de diciembre de 2015 pretende fomentar la competitividad, al eliminar la prohibición para las empresas de tele-comunicaciones- todas ellas compañías argentinas- para poder competir directamente con empresas de cable no-satelital, y sujetas a la supervisión de una agencia nueva y más flexible, el Ente Nacional de Comunicación (ENACOM). Sin embargo, el decreto prohíbe los proveedores de TV vía satélite a este beneficio.

Los proveedores satelitales son de hecho dos empresas de origen extranjera, una grande y una pequeña, que seguirán sujetas a la restrictiva antigua legislación. El Decreto también prohíbe a los proveedores de servicios de Telefonía de ofrecer servicios de TV por satélite. Por lo tanto, un decreto que suponía hacer el mercado de banda ancha en Argentina más atractivo a la inversión extranjera realmente lo ha hecho menos atractivo. En la práctica el decreto discrimina a las entidades de propiedad extranjera, cuando el gobierno trata de conseguir u$s 20 mil millones para el sector.

Para un país en desesperada necesidad de reactivar la deteriorada infraestructura del país, no tiene sentido mantener las viejas barreras reglamentarias y legales aplicables al tipo de inversión que el gobierno de Macri dice ser necesario para ayudar al crecimiento de la economía. El Gobierno está comprometido a alejarse de las asfixiantes políticas proteccionistas de la administración de Kirchner, pero necesita comprometerse a realizar las reformas necesarias para ayudar a la competencia y beneficiar al pueblo argentino a través de la prestación de un servicio mejor y menos costoso.

El mercado de la telecomunicación - una fuente asombrosa de progreso en muchas economías emergentes - permitiría a Macri asegurar a la comunidad internacional que Argentina está abierta a la inversión y que las leyes asegurarán un campo de juego justo para las empresas nacionales y extranjeras por igual. La visita del ministro Aguad y su delegación para reunirse con potenciales inversores de Estados Unidos ofrece una oportunidad importante para establecer este principio.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Raúl Alberto
Raúl Alberto 09/11/2016 09:06:59

y todavia niegan los kukas que todo lo que dejaron fueron desastres

Jorge Luis Reyna
Jorge Luis Reyna 09/11/2016 08:02:53

Primero que ARSAT ilumine todo el país. Luego veremos.