Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La movilización promovida por la CGT vuelve a ser una medida ilegal

JULIÁN DE DIEGO

JULIÁN DE DIEGO Profesor de Derecho del Trabajo y Director del Posgrado UCA

Ver más notas del autor
3
La movilización promovida por la CGT vuelve a ser una medida ilegal

El 7 de marzo se producirá la segunda medida de fuerza encubierta de la CGT unificada junto a partidos políticos, otras centrales sindicales y organizaciones sociales. Recordemos que la primera fue el 29 de abril de 2016.

Smata de Ricardo Pignanelli y la UOM de Antonio Caló junto a Taxistas de Omar Viviani (Movimiento de Acción Sindical MASA) serán cabecera por los ajustes del sector que se asocian a paros parciales desde el mediodía. Los disidentes como el Sindicato del Calzado, Curtidores y Curtiembres, Gráficos, y otros. Brindan especial apoyo Andrés Rodríguez (UPCN), Francisco Gutiérrez (UOM), Omar Maturano (Maquinistas), Pablo Moyano (Camioneros), Mario Caligari (UTA), Jorge Sola (Seguros) y Abel Frutos (Panaderos) entre otros.

El evento principal encabezado por Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, únicos oradores, que realizaron una campaña de concientización que terminó con la adhesión del Frente para la Victoria, el Frente Renovador, el Partido Socialista, las dos CTA de la izquierda socialista (Hugo Yasky y Pablo Micheli), y entidades de pequeñas empresas y organizaciones barriales. Los únicos invitados que rechazaron la participación fueron los representantes del partido radical.

La movilización requiere de un importante operativo logístico que recolectará representantes de las empresas alcanzadas por los organizadores, que junto al cese de actividades desde el mediodía confirman que lejos de ser una simple concentración, estamos claramente frente a un paro general de solidaridad.

En rigor, la huelga es un derecho constitucional (art. 14 bis CN) que legitima un daño que consiste en no producir, y el trabajador carece del derecho a cobrar su salario, sencillamente porque no hay obligación sin causa, y el caso, no puso a disposición del empleador su fuerza de trabajo durante el tiempo que se extendió la protesta.

La Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, para la provincia de Buenos Aires, la semana pasada estableció que no corresponde el pago de salarios por el tiempo de ejecución de la huelga por no haber contraprestación que se constituya como causa de la obligación. Siguió en rigor, la jurisprudencia tradicional que sostiene que si con la huelga el trabajador no puso su trabajo a disposición del empleador, no adquiere el derecho a verlo retribuido. (CApCivilComLabMin de Caleta Olivia o 13/08/2012 o APAP Las Heras c. Municipalidad de Las Heras s/amparo o La Ley Online o AR/JUR/80330/2012).

En efecto, los trabajadores no tienen derecho a percibir los salarios que se devengan durante el conflicto en el que participaron mediante una abstención concertada de prestar servicios, rigiendo el principio según el cual no corresponde salario sin trabajo; (CNacApTr, sala IX o 19/11/2009 o Unión de Empleados de la Justicia de la Nación c. Poder Judicial de la Nación o DT 2010 (mayo) , 1196; AR/JUR/48851/2009).

Una medida como la propiciada es además una huelga o paro de solidaridad, ya que participan muchos trabajadores que no están afectados por los reclamos.

Al respecto, la jurisprudencia apuntó como ilegales estas medidas dado que se encuentra acreditado que no pertenecía al sector en conflicto y su adhesión a la medida lo fue con fines de solidaridad y apoyo, sin que a ello obste la circunstancia de haber asistido a su lugar de trabajo, pues la falta de prestación de servicios implica un acto ilegal sin derecho al pago de salarios. (C Cont Nro. 1 de Santa Fe, 13/06/2006, Kappes, Bernardo J. c. Municipalidad de Esperanza, LLLitoral 2006 , 1389. AR/JUR/3875/2006).

Rechazo a los despidos y medidas contra ellos, importaciones que afectan la industria y libertad para discutir los convenios colectivos serán los reclamos cegetistas, que esperan una respuesta del Gobierno nacional para suspender la medida. Todos saben que será una nueva medida inútil, innecesaria, y sin resultados positivos, irónicamente con daños a los que tienen trabajo.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Dr. ANTONIO M. Buda
Dr. ANTONIO M. Buda 28/02/2017 10:44:12

Cuando el principal propósito de un abogado laboralista, es el asesoramiento al empleador para que ilegalmente los trabajadores estén sometidos a un convenio a la baja, eso te pinta de cuerpo entero como profesional y como persona!

Dr. ANTONIO M. Buda
Dr. ANTONIO M. Buda 28/02/2017 10:38:10

Parcialidad e ignorancia, coctel explosivo!!

Ricardo Nandin
Ricardo Nandin 28/02/2017 10:00:54

un articulo bastante innecesario !