Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La mejora del PBI de Uruguay suma votos para un Mercosur diversificado

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director periodístico / Twitter: @hdegoni

0

En pleno debate global sobre el futuro de los acuerdos comerciales, así como de los bloques que los sustentan, el Mercosur tendrá que discutir en breve si ajusta su sendero de mediano plazo o sigue encerrado en un debate sobre su futuro que hasta ahora resultó ser poco productivo.

Por lo pronto, los países de la alianza regional votaron a fin de 2016 la suspensión de Venezuela como Estado parte, lo cual dejó en pie un pleito político (el gobierno de Nicolás Maduro rechazó la decisión) pero le devolvió cohesión a las decisiones de los socios fundadores.

Desde el momento en que Donald Trump decidió quitar a Estados Unidos de la senda del multilateralismo, al darse de baja del Acuerdo Transpacífico y poner en revisión el Nafta, transformó a los convenios en parte del problema, como si la posibilidad de intercambiar bienes a menor costo arancelario causara un daño a todas las partes involucradas.

El Mercosur tuvo un trance similar. Cuando la Argentina y Brasil potenciaron su intercambio, los otros países del bloque consideraban que no recibían los mismos beneficios por ser parte. Cuando las economías de los dos socios principales se estancaron o entraron en recesión, lo que salvó a Uruguay y Paraguay fue mantener sus políticas cerca de la racionalidad pero también la diversificación de sus mercados. El libre comercio no los enriqueció (porque el mundo es proteccionista) pero les dio más opciones de crecimiento. Según un informe de Muñoz & Asociados, los uruguayos superaron a los argentinos como los de mayor PBI per cápita. Brasil quedó tercero por la debacle que causaron el Lava Jato y la destitución de Dilma, y Paraguay sigue cuarto, pero a menor distancia.

La alianza regional les permitió a los cuatro países manejar mejor sus economías de escala y buscar nuevas oportunidades. Es el camino que hay que profundizar, ya sea con Europa, Asia o África.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar