Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La mano del Estado empieza a moverse para torcer las expectativas

El Gobierno empezó a jugar el partido de las expectativas. La inflación de abril tuvo un arranque no muy alentador, pero los funcionarios que siguen el minuto a minuto de los precios perciben que aunque el índice del mes quede cerca de 2%, será suficiente para mostrar que la curva alcista se quebró, y que de ahora en más lo que cabe es esperar un descenso paulatino.

El Banco Central ayer también movió sus fichas. Por un lado, acomodó la tasa de las Lebac al nivel al que había llevado la semana pasada las tasa de referencia, un movimiento que era esperado por el mercado. Pero en paralelo dio una señal contundente para el mercado cambiario, al blanquear que seguirá comprando divisas al Tesoro y a los estados provinciales.

El presidente del organismo, Federico Sturzenegger, aprovechó el bajón que tuvieron las reservas el lunes para plantear que de ahora en adelante se aspirará a un objetivo preciso: que las divisas que atesoran el Central y los bancos lleguen a un piso de 15% del PBI.

En el Gobierno se resisten a hablar de atraso cambiario, pero era evidente que el riesgo de que el dólar descendiera todavía más iba a presionar la rentabilidad de los exportadores. El mensaje del Central abre la puerta a una mayor circulación de pesos en la economía, con su consiguiente riesgo inflacionario.

Pero creen que esta vez no se repetirá el escenario del verano, cuando el relajamiento monetario se enfrentó a un parate del consumo. Si se dan los pronósticos de una caída de la inflación en abril, el ente monetario tendrá más margen para acomodar las demás variables.

El FMI no se anotó entre los optimistas. Sus pronósticos se basan en una inflexibilidad de los precios mayor a la esperada. Saben que el Gobierno hará lo necesario para que la mano del Estado, más que la del mercado, fuerce el movimiento de la rueda. El organismo multilateral no tiene apuro en apostar. Como muchos inversores y compañías extranjeras, quieren ver para que lado se vuelcan las expectativas.

 

Más notas de tu interés

Comentarios2
Juan Labiaguerre
Juan Labiaguerre 19/04/2017 11:03:16

Después del desastre ya consumado, ¿creen en alguna expectativa y justamente a través de la acción estatal...?

Diego Peralta
Diego Peralta 19/04/2017 05:54:22

Todo esto parece una gran ensalada de los paradójicos "Efectos encontrados".... que vaya a saber cómo termina