U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

La lógica económica de Macri: viviendo la tormenta, deseando el arco iris

ANDRÉS FERRARI HAINES

ANDRÉS FERRARI HAINES Profesor UFRGS (Brasil) @Argentreotros

Ver más notas del autor
10
La lógica económica de Macri: viviendo la tormenta, deseando el arco iris

Dos cuestiones resultan particularmente preocupantes del mensaje de ayer del presidente Mauricio Macri de ayer. Por un lado, su insistencia en apostar por aspectos emotivos individuales para justificar su política económica. Por otro, su análisis de la propia política económica que insiste en ver como un factor “externo” lo que es un resultado lógico del camino que ha elegido.

El primer punto hace referencia a su insistencia en mostrarse “confiado y convencido”, a pesar de los contratiempos, en que está en el camino correcto. Eso resulta totalmente irrelevante. Claro que la postura contraria, presentarse apesadumbrado, sería grave. Pero el punto es que da la impresión que se ve, o se pretende que se vea, como si fuera parte de la “realidad económica”. En términos prácticos, su impacto a lo sumo es mínimo.

Esto porque el segundo punto es el relevante: la lógica económica. Y el camino que ha elegido este gobierno es el de vivir tormentosamente esperando el arco iris. Es cierto que la herencia económica recibida es pesada. Pero la lógica económica que ha elegido para enfrentarla pesa también, más allá de la herencia. En realidad, sumada a la herencia, su impacto es, evidentemente, más fuerte.

La lógica económica del gobierno

La lógica económica por la que ha optado es la de crear el marco adecuado para las inversiones privadas. Esto es una cuestión de fe. Solo para las teorías ortodoxas existe ese marco ideal de funcionamiento de la economía capitalista. No tiene ningún sustento histórico. Es por eso que la historia -más allá de algún numerito por aquí y dato por allá-, está siempre ausente en los analistas del libre mercado. Y aún así, grandes eventos históricos son sólo marginalmente mencionados.

En cuanto a la creencia por la que apuesta Macri, podría explicar concretamente cuál economía ha llegado al arco iris al que pretende arribar aplicando su lógica económica. Algo es seguro: no lo hizo ninguno de los que llama países “serios” o “normales”, como Donald Trump está mostrando – en medio del total silencio de los analistas de libre mercado-.

Solo para las teorías ortodoxas existe un marco ideal de funcionamiento de la economía capitalista.

Por eso Keynes denunciaba que estas teorías, en vez de reflejar la realidad, cuestionan la realidad por no adecuarse a la teoría. Desde la adopción masiva de los sistemas democráticos, los analistas la han tenido fácil en apuntar los culpables de que la realidad no represente su teoría: “los políticos”.

Así, cualquiera sea su punto de partida, el final será siempre que “los políticos”, por intereses turbios e individuales, mantienen un gasto fiscal elevado y evitan hacer las reformas “que se deben hacer”.

Sin sustento histórico alguno, apelan a la “lógica económica” –la que pretende seguir Macri. Los economistas igualmente siempre le dirán que le falta coraje o decisión para ir a fondo; pero la pregunta es: ¿tiene sentido lógico esa política económica?

Una lógica económica ilógica

Aún aceptando el razonamiento de la economía ortodoxa, esa política económica no tiene sentido lógico. Nunca conseguirán bajar el déficit fiscal lo suficiente para considerarlo adecuado para que “vengan las inversiones privadas”; por lo tanto, lo volverán a intentar –sin conseguirlo… por lo que lo volverán a intentar una vez más: ese el camino tormentoso de la política económica que eligió Macri.

La lógica que está detrás –tan popularmente difundida por este tipo de economistas en los medios– es la del “almacenero” o “ama de casa”: si el gasto supera los ingresos, hay que bajar el gasto. Si alguien quiere saber cómo funciona en la práctica está lógica como política económica sólo tiene que recordar la gestión Erman González en 1990 que la implementó “a rajatabla”.

Se quiere equilibrar las cuentas públicas porque no hacerlo se considera la causa directa y única de la inflación (falso); se pretende hacerlo bajando el gasto y no subiendo ingresos porque se declara –por definición– que la actividad privada es más eficiente (falso); se quiere aumentar impuestos sobre los sectores que relativamente son más pobres, porque se afirma que la inversión depende del ahorro previo (falso), concentrando riqueza en los sectores más opulentos porque gastan relativamente menos; y se quiere cumplir con los compromisos financieros de la deuda pública porque genera confianza e inversiones (falso).

Pero el problema no está ni siquiera en la acumulación de axiomas de fe que son falsos. Es que no tienen cómo reducir el gasto fiscal porque al bajar el gasto público se van a reducir los ingresos públicos, con lo que el déficit fiscal continuará. Y por eso, Macri insistirá en profundizar los ajustes ronda tras ronda ya que nunca serán suficientes para los economistas liberales.

El ajuste del nunca acabar

Si se baja el gasto publico, como está acordado con el Fondo Monetario Internacional, reduciendo salarios y la cantidad de trabajadores, éstos tendrán menos ingresos o ninguno para comprar bienes y servicios en el mercado privado. Las empresas, ante la caída en sus ventas, reducirán sus trabajadores o cerrarán. Con menor actividad económica, ¿cómo se mantendrá la recaudación tributaria actual para que ese corte haya podido anular el déficit?

Además, si llegara a bajar o desparecer el déficit fiscal como apunta el gobierno, y los empresarios tienen elevado nivel de recursos ahorrados o disponibles a costos adecuados en el sistema financiero, y la inflación desaparece y los costos laborales bajan hasta que les sean atractivas las cuentas… si deciden producir, ¿sería para venderle a quién su producción? Si no es atractivo producir, ¿qué persona racional decidiría invertir?

Esto agravado porque se grava a quién más gasta de sus ingresos (IVA). Si se aplicara una política tributaria de signo contrario, su efecto hasta podría ser menor. Igualmente ocurre con los sectores productivos: se pretende implementar una política económica que favorezca a los exportadores naturales, pero no gravarlos.

El aporte negativo de la política cambiaria

Esto empeora con una política cambiaria igualmente ilógica. Se quiere estabilizar al dólar, permitiendo que fluyan hacia afuera -como si nada-, en gastos triviales y dándoles diez años a los exportadores para ingresarlos. Para tanto, la economía se súper-endeuda incrementando la salida de dólares por el servicio de la deuda –y sin hablar del trato del capital financiero…

Al mismo tiempo, se mantiene un tipo de cambio apreciado que hace las propias exportaciones caras como así también los costos internos en dólares para que entre inversión externa. ¿Para qué vendría un inversor sí no tiene mercado interno y los precios en dólares son caros para competir internacionalmente?

Esto hablando, claro, de la inversión productiva; la financiera sí entra si se puede retirar rápidamente con ganancias en dólares que pocas plazas le ofrecen. Pero ese impacto financiero no queda en el sistema interno de forma de reducir la tasa de interés para hacer la inversión productiva más atractiva.

En suma: tormenta

Por lo tanto, en su aspecto externo, la tentativa de anular el déficit fiscal colabora en su propio fracaso porque una serie importante de gastos dejan de ser efectuados en el mercado interno para ser realizados en otros países. Así, son los gobiernos de esos países quienes cobrarán impuestos sobre ellos.

Mientras tanto, en el mercado interno habría que preguntarle al propio Macri, como empresario, si mantendría el nivel de actividad de su fábrica en un mercado que reduce sus potenciales consumidores, por más atractivos que sean los números. Bueno, y ¡qué diría de invertir productivamente!

Y, mediante su conocimiento económico podría explicar cómo podrían consumir bienes y servicios del sector privado los trabajadores sin sueldos, con sueldos menores o con una proporción mayor destinada a pagar impuestos.

Es por la insistencia en esa lógica económica que la Argentina seguirá de tormenta en tormenta viviendo un espiral recesivo tormentoso –aunque con un comandante convencido de que se alcanzará, un día, el arco iris idealizado-. Quizás por eso los incrédulos de otros lados no apuestan sus economías en la fe del mercado libre.

Más notas de tu interés

Comentarios10
William Gaudio
William Gaudio 22/07/2018 11:36:40

Ofrecemos todo tipo de préstamos financieros a una tasa de interés del 3%. Todos los solicitantes interesados deben enviarnos un correo electrónico ahora a: sloanlsimited@gmail.com

Justicialismo Y Pobreza
Justicialismo Y Pobreza 20/07/2018 08:55:04

Otro discípulo de la demagogia económica. El estado tiene que gastar como mucho lo que recauda y de a poco los impuestos deben reducirse para que los argentinos trabajemos y produzcamos no para el mercado interno sino para el mundo querido.

walter daniel Giache
walter daniel Giache 20/07/2018 01:48:54

Lo gracioso de Macri es que, después de malgastar 5000 millones de dólares en un solo día para ayudar a sus amigos, todavía sigue con intenciones de reelección !!!!!!!! Si fuera un presidente serio, ya hubiese dado un paso al costado !!!!!

walter daniel Giache
walter daniel Giache 20/07/2018 01:45:11

Macri me hace acordar al tipo que no sale a pescar porque está esperando que le traigan la caña de pescar de EEUU !!!!!!!! Pésima gestión económica !!!!!!! Macri go home !!!!!!

fede pestoni
fede pestoni 20/07/2018 01:05:56

Por lo q entendí, la necesidad de recortar 300 mil mill., en vez de los 200 iniciales, es x el efecto multiplicador negativo en ingresos.

Muni Moron
Muni Moron 19/07/2018 07:12:17

la tormenta la trajo pedro de mendoza desde españa y ahora macri tiene que luchar con la inflacion la corrupcion de cambiemos que la trajo franco macri y la cara de caballo de vidal

Gerardo Martinez
Gerardo Martinez 19/07/2018 06:47:12

muy buena nota. gracias andres!

Adrian Francois
Adrian Francois 19/07/2018 05:44:54

Lo que no cierra es este gobierno!!! Caimos en desgracia!!!

Alfredo Federico
Alfredo Federico 19/07/2018 05:24:01

desde el jardin

Raul Garcia
Raul Garcia 19/07/2018 05:19:56

La idea es bajar el gasto del estado para poder disminuir impuestos y aumentar las exportaciones y el consumo. Es cierto que el modelo de dólar barato sostenido con deuda y baja de impuestos a sectores primarios con poco valor agregado no cierra.