Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La lista de la CGT

La lista de la CGT

Una lista de 92 empresas privadas que no incorpora a las del Estado ni tampoco a los organismos públicos. Los nombres de esas compañías abarcan todo el abecedario, las regiones del país y fundamentalmente son grandes empresas. Hay desde siderúrgicas, textiles, papeleras, alimenticias, productoras televisivas, automotrices, compañías de transportes, de telefonía, hasta curtiembres, medios de comunicación y electrodomésticos. El dato: entre todas suman unos 300.000 entre despidos y suspensiones desde que comenzó el gobierno de Mauricio Macri.

Ese documento informal es el as en la manga que tiene la CGT para demostrarle al Gobierno, según sostienen en la central Azopardo, que tienen un diagnóstico y un rumbo económico equivocados. Sólo por citar algunas pocas frases de los dirigentes de la CGT: "Este Gobierno está muy equivocado", "no sabemos qué país está mirando Macri y su equipo", "el Gobierno no cree en el Estado sino en el mercado".

Ese listado comenzó por pedido del dirigente canillita Omar Plaini, también diputado, quien solicitó un relevamiento informal de las modificaciones laborales que se fueron haciendo públicas en los primeros meses de este Gobierno. Cuando el sondeo tomó volumen lo llevó a la mesa chica de la CGT y a medida que el triunvirato conductor se fue endureciendo respecto del Gobierno lo hizo propio. Los tres conductores, Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer, entregaron este paper informalmente a los ministros de Trabajo, Jorge Triaca; y de Producción, Francisco Cabrera. El titular de la cartera laboral admitió públicamente que se perdieron el año pasado 120.000 puestos de trabajo y que algunos empresarios desoyeron el pedido oficial de mantener el empleo; aunque desde la visión de esa cartera la situación actual muestra síntomas concretos de recuperación. Desde Producción, en cambio, justo en medio de las discusiones paritarias docentes más complicadas de los últimos años, salieron a anunciar el fin de la recesión y la recuperación del empleo formal. Fue en Mendoza, el viernes pasado en un seminario que agrupó a casi todo el Gabinete. También se subió a los dichos el titular de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien abonó la hipótesis del fin de la recesión. Nada de eso ayudó para aplacar la hipertensión gremial.

En el listado de la CGT hay varias empresas que son socias de la Unión Industrial. Por citar una docena de ejemplos sobre las 92: Aluar, Techint, Volkswagen, Ford, Bangho, Cervecería Quilmes, Frigorífico Swift, TN Platex, Johnson y Johnson, BGH, Nextel, Havanna. Curiosamente aunque ambas centrales, la gremial sindical y la gremial empresaria, coinciden en que el Gobierno tiene una política errónea en materia de importaciones, atraviesan el que es tal vez el peor momento relacional desde la crisis del 2001.

En este contexto, en la UIA que aún conduce Adrián Kaufmann Brea comenzaron a agitarse las agendas. Ayer hubo reunión de la línea Industriales donde todos se esfuerzan por mantener la mesa despejada y unida. Hay otros temblores que aún resuenan dentro de Celeste Blanca por la amenaza de los gráficos de Faiga en manos de Juan Carlos Sacco de irse de la UIA a la CAME, que timonea Osvaldo Cornide. Sacco quiere desde hace tiempo llegar a la poltrona fabril y los consensos internos nunca lo favorecieron.

La mesa chica de la UIA siguió con mucha atención la movilización de la CGT. En la central fabril se sienten en la mira del triunvirato cegetista y lo están, porque los acusan de no haber frenado los despidos como se habían comprometido a fines del año pasado. En medio de esta situación, la UIA también retoma esta semana sus negociaciones internas para llevar una lista única en abril que corone, finalmente en junio, al sucesor del actual presidente.

Dentro de las industrias hay síntomas dispares en cuanto a la actividad económica. Algunos sectores sienten el vaso medio lleno como describió el Presidente en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso, el pasado 1 de marzo. Sin embargo, hay otros que aún no ven la luz al final del puente. En esta última situación también figuran ciertas economías regionales que no logran recuperarse de la pesada herencia de la gestión anterior - mediante las medidas de esta nueva gestión. Es el caso de los yerbateros y los productores de manzanas y peras. Según el Índice de Precios en Origen (IPOD) de CAME la brecha entre productores agrícola-ganaderos y consumidores es de cinco veces. O las tarjetas de crédito que vieron derrumbarse el negocio del crédito en el primer mes de la nueva normativa -que aún cuesta entender- para las compras al contado y en cuotas. A la hora de armonizar la mirada sobre el vaso, tendrán peso propio las mediciones privadas sobre la inflación del caliente febrero, la de la CGT obvio y la oficial que difundirá el INDEC mañana. Un número que todos tomarán de referencia para potenciar malestares o desandar políticas.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar