U$D

MIÉRCOLES 24/04/2019

La industria textil en perspectiva

ANDREA LIPPI

Socia fundadora de la Fundación Protejer. Gerente de Emitex.

0
La industria textil en perspectiva

La caída de la actividad es una realidad que afecta a la gran mayoría de las industrias. Entre todos los desplomes no sorprende encontrar una vez más a la industria textil como una de las principales afectadas. Esto nos obliga a analizar sus causas y nos exige pensar qué acciones podemos tomar para salir de este círculo que parece no tener fin.

El textil es uno de los grandes motores productivos del país: emplea aproximadamente a unas 450.000 personas. Sin embargo, está familiarizado con una historia cíclica que no discrimina colores partidarios y en la que se suceden gobiernos que revierten los avances y no construyen a partir la experiencia, volviendo a foja cero en cada nueva oportunidad.

Durante la híper de los 80 muchas empresas que confeccionaban ropa cerraron al no poder hacer frente a los desfasajes diarios de precios. La crisis provocó el surgimiento de talleres que confeccionaban para otros y que permitían que las marcas pudieran tercerizar actividades, según pedidos, sin las cargas de mantener un plantel laboral. Esta transformación las ayudó a mantenerse a flote, pero produjo el nacimiento de los talleres ilegales que ahora tanto abundan.

Los ‘90 fueron la "década perdida" del textil, a la que sólo sobrevivieron los más grandes o las pymes que tenían un nicho específico. La apertura indiscriminada de las importaciones terminó de darle el golpe de gracia a la industria, que ya venía vapuleada.

El periodo que siguió al 2001 vio resurgir a las sobrevivientes y el nacimiento de otras nuevas, de la mano de la reactivación del consumo interno. Se expandió el empleo y se recuperaron algunos niveles previos de inversión. Sin embargo, no se planteó una política a largo plazo para que la industria pueda sortear los vaivenes de los ciclos económicos.

Hoy nos enfrentamos a viejos y nuevos desafíos: nivel de importación constante, desplome del consumo, inflación y un jugador internacional clave, China, que alteró completamente los flujos del comercio exterior.

Aun así, en esta historia de altos y bajos, lo que siempre ha permitido que la industria textil siga empujando hacia adelante es la constante apuesta de sus protagonistas al trabajo articulado y a la discusión de los problemas que nos aquejan. Por esta razón, promover el pensamiento de nuevas estrategias que den impulso al sector, generar vínculos entre proveedores e instancias de interacción es lo que hoy tiene que marcarnos el norte, sin importar contextos o dificultades.

Este será un año clave. Si no se reactiva el consumo y no se administra de manera inteligente la importación de prendas serán más los se queden en el camino que los logren hacerle frente al contexto recesivo. Sobre todo si consideramos que el 80% de la industria está conformado por empresas pymes que trabajan arduamente para mantenerse a flote.

El futuro de este país es más que agro-ganadero: debemos, como sociedad, defender la industria nacional, a cada sector y a cada miembro que trabaja arduamente para sostenerlo. Revisemos la historia y corrijamos los errores.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés