Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La importancia estratégica de YPF merece también una política de Estado

Imagen de FERNANDO GONZALEZ

FERNANDO GONZALEZ

Director Periodístico

4

Con la adquisición, YPF regresa, tras 10 años, al mercado petroquímico

Con la adquisición, YPF regresa, tras 10 años, al mercado petroquímico

La transición del cambio de management en YPF debería haberse hecho con prolijidad. Se trata de la empresa más importante de la Argentina. La más maltratada, que fue privatizada y nunca controlada en la década del ‘90. Y que fue nacionalizada a los empujones y mal administrada hasta forzar el déficit energético en los años del kirchnerismo. Cuando Cristina designó a Miguel Galuccio como CEO pareció que la petrolera de bandera comenzaba a transitar un camino más ordenado. El hombre venía del sector y había acumulado en el exterior una experiencia que prometía buenos vientos. Los números mejoraron, aunque ayudados por la suba intensa del precio de las naftas, y la perspectiva del shale gas en Vaca Muerta se convirtió en un horizonte posible para volver algún día al autoabastecimiento.

El punto más oscuro de la gestión Galuccio fue, sin dudas, el acuerdo secreto con Chevrón. Es cierto que era una inversión de 1.500 millones de dólares en una época en la que nadie quería venir a invertir un dólar en la Argentina. Pero la confidencialidad terminó pareciéndose a la falta de transparencia. Eso y la cercanía del CEO entrerriano con el candidato Daniel Scioli sellaron su suerte. La transición se precipitó y, para fines de abril, tendrá un reemplazante argentino que el gobierno de Mauricio Macri busca en un scouting alrededor del planeta.

La salida de Galuccio termina entre intrigas, amenazas de renuncias y acusaciones en voz baja. No debió ser así. A la Argentina le siguen costando las políticas de Estado. La compañía número uno del país también necesita de la racionalidad que la democracía todavía no le pudo dar a la economía.

Más notas de tu interés

Comentarios4
benedictodos800
benedictodos800 10/03/2016 06:15:10

MACRI ES COMO LOS MARIDOS ENGAÑADOS, VOTO EN CONTRA , QUE ERA UN ROBO, DESPUES EL DURAN BARBA LE DIJO , NO GIL. DECI QUE SI, AHORA DICE QUE SI Y AHORA SABE JP MORGAN QUIERE HACER NEGOCIO Y EL NO SE LO VA A PERDER, PRAT GAY ESTA CON LAS UÑAS AFILADAS,

benedictodos800
benedictodos800 10/03/2016 06:09:19

NO SERA QUE LOS QUIEREN VOLVER A VENDER , A QUIEN QUIERE JODER MACRI, CREE QUE EL PUEBLO SE CHUPA EL DEDO

Ernesto Calvo Rodriguez
Ernesto Calvo Rodriguez 10/03/2016 10:11:47

como dice el escriba el petroleo sigue siendo estrategico. Por ende se lo debe gestionar como tal y por profesionales del área. Y Gutierrez en esto es un improvisado.

JOSE   MANUEL LEVY
JOSE MANUEL LEVY 10/03/2016 05:48:33

"la racionalidad [de ] la democracia" es la FE EN LA INCOMPETENCIA ( Mayoria Ciudadana ). (Iosele)