Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La guía antifraude: los desafíos para las empresas

ANDREA REY Socia a cargo de la práctica de Fraud, Investigations & Dispute EY

0

En la actualidad, los fraudes ocupacionales y la corrupción son noticias recurrentes y ocupan un lugar prioritario en la agenda de los ejecutivos de más alto nivel. Cada organización tendrá que tomar decisiones en base al entendimiento de sus riesgos de fraude y al tono que la organización imprima a los mismos.
En los últimos años el ritmo de sofisticación de los procesos de negocios se ha acelerado, a la vez a que las formas de cometer fraude también.

Las corporaciones destinan cada vez mayor inversión a los procesos de prevención y detección de estas situaciones y los gobiernos y los organismos de control han profundizado sus esquemas de supervisión y penalización, por lo que la exposición pública es cada vez mayor. Los stakeholders demandan más transparencia .

En el ámbito privado, hay mucho por hacer. Mejorar sistemas, políticas, procedimientos, establecer cuáles son claramente los códigos de ética y conducta, y las formas de hacer negocios; cumplirlas y hacerlas cumplir, y tener mecanismos internos de detección.

Si bien hoy hay más herramientas, mayor desarrollo de legislación, de sistemas de compliance y control de las compañías, también hay mayor desarrollo de métodos y tecnologías que favorecen nuevas modalidades de fraude, así como elementos que propician su ocurrencia, el soborno y la corrupción. En un mercado volátil, donde las oportunidades de negocios se achican, la presión sobre los entes que actúan en los mercados es creciente, de tal manera de lograr mejores resultados.

Recientemente, el Committee of Sponsoring Organizations of the Treadway Commission (COSO por sus siglas en inglés), publicó una nueva Guía de Gestión de Riesgos de Fraude con el fin de ayudar a las organizaciones a auto protegerse y proteger a sus grupos de interés de actos de fraude y engaño, sean estos de origen interno o externo.

La nueva edición de la Guía Antifraude se construye sobre la base del Marco Integrado de Control Interno COSO 2013 que posicionó al riesgo de fraude como el que puede afectar el ‘logro de los objetivos’ de la organización. Entre otros aspectos, recomienda una evaluación exhaustiva del mismo, distinguiéndolos de los riesgos de errores de control interno.

También recomienda que cada organización establezca un Programa integral de Gestión del Riesgo de Fraude, que postula cinco principios los cuales se alinean con los del Marco de COSO 2013. Entendemos que la importancia creciente del fraude y su impacto no solo económico sino de imagen y reputación refuerza la importancia de herramientas como la Guía Antifraude recientemente publicada, entre otras.

Esto representa un avance claro en la legislación internacional hacia un entorno de mayor control y transparencia sobre las formas de ejecutar los negocios. Esperamos que la Argentina siga evolucionando en este proceso de refuerzo de la legislación vigente para poder integrarnos aún más a la comunidad de negocios internacional.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar