Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La economía sigue quieta, a la espera de que la reactivación la hagan otros

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI  Director Periodístico

3

Los empresarios creen que el Gobierno debe hacer más. El Gobierno cree que los empresarios deben hacer más. Los gremios tienen vocación de diálogo pero no quieren que el diálogo se transforme en un fin en si mismo, sino en un medio para alcanzar un fin. Los industriales advierten que necesitan ganar competitividad, y creen que para avanzar en ese camino el Estado debe reducir la mochila que llevan sobre sus hombros (cargada con impuestos distorsivos y costos laborales excesivos. Los economistas creen que el Gobierno sobreestimó las mejoras económicas de 2016 y que ahora debe plantearse un poco más de audacia en sus políticas si quiere llegar al objetivo inicial. Todos esperan que haya más reparto de fondos oficiales, y al mismo tiempo piden un sendero de austeridad fiscal para dar expectativas de mediano plazo positivas.


En cada exposición que nutrió el Noveno Encuentro de los Líderes, desarrollado ayer en La Rural por El Cronista y Apertura, hubo argumentos para sostener una visión optimista pero también evaluaciones que daban pie a un moderado pesimismo. Nadie siente camino a una crisis, ni mucho menos, pero hay una percepción común de que la actividad debería marchar un poco mejor. El otro factor compartido es que alguien espera que el movimiento lo genere otro, mayormente el Estado.


Después de haber implementado las correcciones iniciales prometidas en la campaña, a Mauricio Macri le costó transmitir el sentido de sus demás acciones económicas. Su decisión de no tener un superministro, sino funciones repartidas en medio gabinete, seguramente crean mejores contrapesos internos y evitan concentrar los riesgos en la visión de una persona. Pero hoy este factor se volvió un déficit, porque además de elegir el rumbo correcto, hace falta persuadir al resto de que es el correcto. La comunicación del mundo Facebook no alcanza para disparar decisiones de inversión.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Pablo Garcia
Pablo Garcia 23/11/2016 07:42:21

Caer no es estar quieta. Un titulo serio sería: "La economía no para de caer"

23/11/2016 01:46:56

SE TIENE QUE TERMINAR DE UNA VEZ POR TODAS EN ARGENTINA LA FIESTA DEL DESPILFARRO POPULISTA. NO HAY OTRA SALIDA

Gustavo Martinez
Gustavo Martinez 23/11/2016 12:26:14

Hasta que la demanda laboral no supere a la oferta de trabajo será dificil un repunte. Hoy todos duermen tranquilos con un sueldito del estado.