Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La distribución de la coparticipación y los subsidios entre las provincias

WALTER CONT Economista (UNLP y FIEL)

ALBERTO PORTO Doctor en Ciencias Económicas (UNLP)

0
La distribución de la coparticipación y los subsidios entre las provincias

Según trascendidos periodísticos el Gobierno Nacional busca replantear el tema de la distribución de los recursos fiscales entre los dos niveles de gobierno y entre las provincias. Se afirma que es necesario no limitarse a la coparticipación de impuestos sino enfrentar el tema con un enfoque global. En esta oportunidad, ese enfoque global incluiría además del reparto de los impuestos coparticipables la distribución de los subsidios a la energía y el transporte.

Una visión más amplia pretendería incluir las transferencias discrecionales pese a que es difícil precisar su significado. Estudiar el tema con una visión parcial a una global es una medida acertada, en un avance hacia la actualización del marco legal actual.

En un enfoque global deben considerarse todas las transferencias y todos los gastos nacionales. Esta visión no solo es la correcta sino que es la que corresponde según la Constitución de 1994, que en el artículo 75 inciso 8 establece, entre las atribuciones del Congreso Nacional: "Fijar anualmente, conforme a las pautas establecidas en el tercer párrafo del inciso 2 de este artículo, el presupuesto general de gastos y cálculo de recursos de la administración nacional, en base al programa general de gobierno y al plan de inversiones públicas y aprobar o desechar la cuenta de inversión".

El tercer párrafo del inciso 2 del citado artículo de la Constitución Nacional, referido a la distribución de la coparticipación federal de impuestos, establece que "la distribución entre la Nación, las provincias y la ciudad de Buenos Aires y entre éstas, se efectuará en relación directa a las competencias, servicios y funciones de cada una de ellas contemplando criterios objetivos de reparto; será equitativa, solidaria y dará prioridad al logro de un grado equivalente de desarrollo, calidad de vida e igualdad de oportunidades en todo el territorio".

Un grande de las finanzas públicas (Musgrave) reconoció hace más de medio siglo que cualquier teoría o política fiscal debe combinar las cuestiones que surgen de los dos lados del presupuesto (ingresos y gastos). El financiamiento es un aspecto tan importante como su distribución.

Según Musgrave, éste es el principio cardinal del punto de vista de los economistas sobre las finanzas públicas. No se puede afirmar que una provincia esté beneficiada o perjudicada con la distribución de la coparticipación, los subsidios y el resto de los gastos nacionales hasta que no se sepa cuanto aporta en impuestos para su financiamiento.

Este enfoque demandará esfuerzos para la cuantificación y hará más compleja y rica la discusión. Los autores han avanzado en esta línea con cuantificaciones para el año 2004 y (en curso) para 1995-2010.

Una reforma de este tipo requiere la coordinación de voluntades de todos los niveles de gobierno. La historia en la Argentina es un antecedente que pone en claro la dificultad de llevar adelante una propuesta global.

Pero dadas las voluntades de avanzar en esta dirección, se anticipa un largo período de investigación, debates y propuestas, del cual no queda claro si esta vez se llegará a un buen final, o solamente será otro intento fallido o ineficiente de reforma en la ejecución de las transferencias intergubernamentales.