Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La discusión entre Prat-Gay y Kicilloff es una victoria cultural de la democracia

Imagen de FERNANDO GONZALEZ

FERNANDO GONZALEZ

Director Periodístico

1
La discusión entre Prat-Gay y Kicilloff es una victoria cultural de la democracia

Pudo haber sido una pelea más. Una de las tantas que ilustraron estos años de confrontación sin destino. Pero el cruce del viernes pasado en el Congreso entre el ex ministro de Economía, Axel Kicilloff, y su sucesor, Alfonso Prat-Gay, permite albergar la esperanza de que no todo está perdido. Y no sólo porque los argumentos populistas disfrazados de bandera social sufrieron una derrota teórica contundente, sino porque la polémica fue pública, fue intensa y fue respetuosa. De ambos lados.

Y ésa es una enorme victoria cultural de la democracia. La década transcurrida nos hizo pensar que en la Argentina ya no podría haber discusiones sobre modelos políticos y económicos sin que aparecieran las acusaciones, el escarnio y la estigmatización del adversario como enemigo de la Patria. Con el tiempo parecerá insólito. Hoy no lo es.

Kicilloff pudo preguntar con tranquilidad. Y lo hizo a su estilo, estentóreo y a veces pedante. Intentó contraponer su actuación en las negociaciones con los fondos buitre que nos llevaron al default técnico con el acuerdo que está a punto de cerrar Prat-Gay. Y buscó instalar la idea de que el actual gobierno va a pagarle demasiado a los bancos intermediarios.

Por apuro, chicaneó, para merodear la palabra complicidad. Alfonso llamó a Axel por su nombre y le respondió lo que nadie le había dicho antes cara a cara. Que los acuerdos con el Club de París y con Repsol por YPF se pagaron demasiado caro. Que el cepo al dólar fue una trampa mortal que nos llevó a la actual recesión. Y que John Maynard Keynes, el economista en el que Kicilloff intenta referenciarse jamás hubiera aprobado ninguna de sus decisiones.

 

Más notas de tu interés

Comentarios1
Eduardo Hartinger
Eduardo Hartinger 07/03/2016 08:28:02

Kicilloff dando clases de economía es como Barreda dando clases de familia.