Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La diplomacia allana el camino, la economía debe atraer inversiones

Imagen de WALTER BROWN

WALTER BROWN Jefe de Redacción

0
La diplomacia allana el camino, la economía debe atraer inversiones

El paso de Mauricio Macri por la reunión del G-20 en China mostró, una vez más, que los foros internacionales y las reuniones bilaterales son el campo en el que se ha desenvuelto con mayor comodidad desde que asumió la Presidencia. Su encuentro con el mandatario chino Xi Jinping, así como las palabras elogiosas de su par estadounidense, Barack Obama, surgen más que valiosos en tiempos en que la región es vista con preocupación en el resto del mundo por las convulsiones que sacuden a Brasil y Venezuela.

Pero el objetivo de la misión argentina en la cumbre asiática debe ir más allá de un éxito circunstancial en el campo de la diplomacia internacional, como lo dejó en evidencia el propio presidente a la hora de reunirse con representantes del sector privado. Con un crecimiento mundial estimado por el Fondo Monetario Internacional para el año próximo de 3,4%, y la advertencia de una pronta revisión a la baja, captar el interés de los inversores se ha tornado en un desafío tan difícil como imperioso para el Gobierno, si pretende poner en marcha el círculo virtuoso en una economía que hace tiempo transita por el terreno de la estanflación.

La Argentina necesita inversiones para reactivar la producción e incrementar las ventas al exterior, de manera de poder mejorar el ingreso de los asalariados y recuperar el consumo interno. Pero las previsiones de una débil expansión de la economía global proyectan también una posición más conservadora de los empresarios a la hora de decidir en qué país invertir sus fondos en 2017. Y presentar una oferta atractiva en la gran vidriera mundial requiere ordenar la economía en variables como la inflación, el tipo de cambio o la provisión de energía para que, quienes pretendan abrir nuevas fábricas, tengan un horizonte previsible y consideren que la Argentina es un país en el que vale la pena invertir.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar