Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La cubierta del Titanic

La cubierta del Titanic

En los próximos días, la Cámara de Diputados seguramente apruebe la así llamada ley antidespidos tal como fue enviada desde el Senado. Y el presidente Mauricio Macri, horas después, la vetará. Los dos episodios reflejarán que el sistema político argentino ha entrado en una nueva fase, que implica la ruptura de la trabajosa alianza no kirchnerista que, semanas atrás, aprobó las leyes que habilitaron el acuerdo con los holdouts, o con los buitres, como se los quiera llamar. La conformación de esa frágil coalición le permitió a Macri presentarse como un Presidente que, en tiempo récord, logró conformar una mayoría parlamentaria en un tema central. Todo eso ya no existe. En público como en privado, se ha reinstalado el conflicto entre el peronismo, en sus diversas líneas, y Cambiemos, que controla el Poder Ejecutivo pero enfrenta a la mayoría del Parlamento y a los sindicatos. La realidad de estos meses es muy dinámica y así como cambia en un sentido puede volver a modificarse. Pero la foto de hoy es radicalmente distinta a la de hace un mes.

La situación es tan tirante que, incluso, las relaciones personales han quedado dañadas en este proceso. Cualquiera que escuche en privado a Mauricio Macri, Sergio Massa y Miguel Angel Pichetto hablar sobre cualquiera de los otros dos integrantes del trío percibirá sentimientos variados, ninguno de ellos positivo. La desconfianza sube a niveles muy altos cuando se focaliza en la relación entre el Presidente y el jefe del Frente Renovador. Massa acusa a Macri de no tener códigos desde que este lo acusó en público de aliarse con el kirchnerismo. Macri está convencido de que Massa permite la aprobación de la ley porque intenta ahuyentar inversiones extranjeras por motivos electorales. Pichetto está furioso desde aquella alusión de Macri. En cualquier caso, lo que parece venirse es una escalada entre el Gobierno y el peronismo. Y estas cosas las suelen sufrir más las personas que no las protagonizan.

Sí finalmente la ley se aprueba, como todo parece sugerir, Macri acompañará el veto con una campaña de opinión pública donde se mezclarán una batería de medidas económicas con el intento de presentar un escenario en el cual se recordará la tradición peronista de desestabilizar gobiernos de otro signo político. Los funcionarios, al más alto nivel, creen en las encuestas que han vuelto a reflejar una mejora en la alta imagen presidencial y consideran, por eso, que en esa polarización tienen mucho para ganar: entre otras cosas, la construcción de un enemigo, que sería culpable de todo lo que está mal, que es mucho. "Hasta la aprobación del Presupuesto no necesitamos del Parlamento. Tal vez nos convenga pelear ahora la madre de todas las batallas", dicen en la Rosada.

El peronismo está acostumbrado a este juego de desgaste. Controla los dos tercios del Congreso, y la calle. Y no es necesario ser muy perspicaz para saber que la ley antidespidos puede ser la primera pero no la última que sacuda al Ejecutivo. "Vetaremos una tras otra. En Diputados nunca tendrán los dos tercios que necesitan para ratificarlas", dicen en la Rosada.

Macri, Massa y Pichetto, junto a gran parte de los popes sindicales, conformaron con dificultades, durante los primeros cuatro meses de Gobierno, una especie de alianza poskirchnerista, con mucho ruido interno pero con un consenso bastante claro acerca de dónde preferirían no volver. Ese consenso estalló en las últimas dos semanas. Su manifestación más evidente fue la imponente concentración de los sindicatos en la avenida Paseo Colón y la avanzada de la ley antidespidos.

A la habilidad del macrismo para romper su primer aislamiento, la siguió una recuperación del peronismo que, a través de dirigentes con mucha experiencia, empezó a marcarle el ritmo al Gobierno. Cada uno puede tener con Cristina buena o mala relación, pero Pichetto, Gioja, Bossio, Recalde, y tantos otros, se comunican entre sí y están en condiciones de generar hechos políticos de magnitud. El Gobierno culpa a Massa de lo que sucede pero tal vez no sea una mirada demasiado precisa. Massa mismo queda atrapado en una estrategia que lo excede y frente a la cual hace lo que puede, que no es mucho: tiene incluso dificultades para disciplinar a su propio bloque. El poder reside en esa masa indiferenciada, con conducción colectiva, que se llama peronismo y no en alguno de sus eventuales candidatos, que son vistos como herramientas para que esa corporación vuelva al poder o, al menos, no haga papelones.

En todo este periplo, lo que menos importan son los despidos. El domingo al mediodía, Massa calculó que se perdieron en esos meses 200 mil fuentes de trabajo, cuando sus economistas se resisten a afirmar que fueron, siquiera, la mitad. Dado que ese fenómeno no afecta significativamente al empleo en blanco, los despidos necesariamente se deben haber producido entre monotributistas, autónomos o trabajadores en negro. A ningunos de ellos se refiere la ley. Los balbuceos de Héctor Recalde cuando intenta explicar por qué resistió una herramienta similar en 2014, cuando se perdieron 400 mil puestos, reflejan que no se trata de una cuestión de principios irreductibles. Tampoco es una ley demasiado rígida, como dicen en la Rosada. Dura solo seis meses y no afecta a los nuevos contratados. Es muy discutible que, como dice el peronismo, la ley resuelva algo, y que, como dice el Gobierno, ahuyente una ola de inversiones que, por ahora, solo figura en las expresiones de deseos de la Casa Rosada. Las cosas en la política, en la economía o en la vida, no suelen ser tan terminantes.

Es, apenas, una pulseada de poder. Macri siente que necesita demostrar que él manda. Y el peronismo que no se trata de una bolsa de gatos que será dividida y manipulada por los dineros de la Casa Rosada, como pareció durante el debate de los holdouts. Es una película sin buenos. Sergio Massa siente que, si hace las cosas bien, su llegada a la Presidencia es solo cuestión de tiempo. Contra el cálculo de Aníbal Fernández, cuyo optimismo a prueba de todo lo forzó a sostener que "Cristina es hoy el 85% del peronismo", no existe ninguna encuesta que refleje una diferencia menor a veinte puntos entre la imagen positiva de Massa y la de CFK, a favor del primero. Así las cosas, sería natural que en las elecciones del año que viene, Massa sea el peronista más votado en la provincia de Buenos Aires y eso lo proyecte como líder natural del peronismo unido para la presidencial del 2019. Un candidato único del PJ sería imparable salvo para un Gobierno muy exitoso. Massa intenta impedir la existencia de semejante quimera. Por la misma razón, a Macri le conviene que el peronismo siga dividido y que Massa no se consolide.

Todo esto sonaría lógico si no estuviéramos a apenas cinco meses de una elección y a una distancia de un año y medio de la siguiente y si no hubiera una situación económica muy delicada. El peronismo culpa de este conflicto al ajuste "brutal" que atribuye a la administración Macri, como si en el 2014 la Argentina no hubiera sufrido una situación similar, como si sus líderes fueran inocentes por las oportunidades perdidas y los desastres cometidos en las últimas décadas. El macrismo los acusa de afectar la gobernabilidad, como si no hubiera hecho transferencias fenomenales en un solo sentido. Hay momentos en que ambos perciben que bailan en la cubierta del titanic. Y entonces ganan espacio los negociadores. Pero no es el clima que predomina.

Como siempre que ocurren estas cosas, los recuerdos afloran. De un lado, destacan la activa participación de Massa en el gobierno kirchnerista, su cercanía a Amado Boudou, su participación decisiva en la fundación de 6,7,8, su íntima amistad con Daniel Vila, el socio de José Luis Manzano en el holding que encabeza América TV, su alianza con barones del conurbano como Raúl Otahacé. Hay balas perdidas en las más diversas direcciones. Del otro sostienen que están sorprendidos por la magnitud de la obra pública que recibían los hombres del Presidente –el primo Angelo Calcaterra y el hermano de la vida Nicolás Caputo– de manos del demoníaco Julio De Vido.

Tal vez haya gestiones de último momento para evitar esta confrontación tan poco inteligente.

Pero esto es la Argentina.

Sordos ruidos oír se dejan.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Angel Parrilla
Angel Parrilla 10/05/2016 11:23:46

Tenem bien la nota pero el final me acuerdo antes del golpe 76,me sono medio tenebroso y epocas ocuras,disculpe maestro

Alfredo Federico
Alfredo Federico 10/05/2016 05:56:17

del otro lado SOLO la magnitud de la obra publica de caputo? y el descubrimiento de cuentas off shore? los dolares futuros? hay demasiado para marcar de este corrupto gobierno para haberse detenido en ese ojo por ojo. ya nunca mas seran creibles