Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La corrupción y el desafío de las empresas

LUCAS BARSEGHIAN Gerente de Forensic Services de PwC Argentina

0
La corrupción y el desafío de las empresas

Argentina mostró un avance con respecto a 2015 en el ranking global del Índice de Percepción de la Corrupción, publicado recientemente por Transparencia Internacional. En comparación a los 32 puntos de 2015, que la posicionaban 107, en 2016 obtuvo 36 puntos y escaló al puesto 95 entre 176 países.

La evolución, si bien leve, muestra un cambio de rumbo que la ubica en niveles que no se alcanzaban desde 2006. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer.

De acuerdo a la última encuesta global de PwC sobre Delitos Económicos de principios de 2016, Argentina se ubicaba entre los 10 países en los que a mayor cantidad de empresarios se les pidió un soborno para realizar un negocio.

La posición de nuestro país en el ranking es la evidencia de cómo una de las epidemias globales más dañinas, que atenta contra el bien común, el desarrollo social y económico, y la democracia, nos aqueja.

No obstante esto, existen indicios de que Argentina ha tomado un nuevo camino, y aunque la promulgación de leyes anticorrupción y su aplicación son desafíos pendientes, el propósito enunciado de ser admitido en la OCDE y adherirse a sus estándares, constituyen una promesa meritoria.

A pesar de estas señales, la evolución de una economía con una historia persistente de corrupción no ocurre de un día a otro. El proyecto de Ley de Responsabilidad Penal para las Personas Jurídicas ha sido enviado al Congreso para su aprobación, y las empresas, para adaptarse al nuevo contexto, deberán considerar medidas, tales como:

- –Identificación de riesgos y evaluación de terceros. Consistirá en determinar cómo interactúan la empresa, y quienes operan con ella, con entidades de gobierno. Se deberá evaluar a estos terceros, controlando que se ajusten a los estándares de cumplimiento de la empresa. Un monitoreo continuo deberá llevarse a cabo.

- –Defensa por cumplimiento. El proyecto de ley prevé que el desarrollo de un programa de cumplimiento y de capacitación anticorrupción constituya una defensa y atenuante para responder a eventuales investigaciones. Convendrá tener en cuenta como ‘benchmark’ los estándares internacionales más exigentes.

- –Línea de denuncias. A través de la ‘Ley del Arrepentido’, el Congreso ha asegurado ciertos beneficios para los informantes. Estos podrían estar más dispuestos a denunciar hechos de corrupción. Será oportuno anticiparse y desarrollar la línea de denuncias, actuando en forma rigurosa respecto a la información recibida y su apropiado seguimiento.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar