Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La causa del dólar futuro puede ser un seguro contra malas decisiones de gasto

La elevación a juicio oral de la causa contra Cristina Kirchner por el dólar futuro no solo promete tener impacto político, sino que podría instalar un antecedente que hará pensar dos veces a los hacedores de política económica antes de dilapidar fondos públicos. El argumento del juez Claudio Bonadio es que causar un perjuicio de $ 54.000 millones al Estado por vender divisas por debajo del precio de mercado (que por su magnitud el magistrado puso en cabeza de la ex presidenta, y no del titular del BCRA) constituye "administración infiel", por el que corresponden hasta seis años de prisión.

Hay mucha discusión entre académicos, abogados y analistas acerca de si las decisiones de política económica son judiciables. Según consignó el periodista Hernán Cappiello en La Nación, el fiscal de la causa se apoya en casos como la condena a Carlos Menem y Domingo Cavallo por el pago de sobresueldos, que la Justicia consideró un fraude pese a que estaban dentro del Presupuesto.

La actuación del Banco Central en el mercado de futuros es legal, pero la caracteriza un factor que no estuvo presente en este caso: genera operaciones testigo, donde importa la tasa de cambio que fija antes que el volumen. La cantidad de ventas concretadas, sin considerar que había una elección presidencial en el medio, excedió cualquier parámetro de normalidad y se transformó en un seguro de cambio sin riesgo. No fue un problema de demanda, sino una deliberada liberación de límites.

En algunas causas donde la existencia de peculado (la malversación de fondos públicos) es más nítida. La administración infiel castiga un conjunto de actos continuados, en los que el beneficio personal del acusado pesa menos que el perjuicio al Estado. En Brasil Dilma fue destituida por el maquillaje contable de las cuentas públicas. ¿Pensará en algún momento un juez en la Argentina que provocar una pérdida al erario público con decisiones como una expropiación o un gasto injustificable, por dar dos ejemplos, puede ser fruto de un juicio para el funcionario que la autorice?

Más notas de tu interés

Comentarios3
Alberto Maffei
Alberto Maffei 27/03/2017 03:38:09

Es muy importante que esto se lleve adelante y sirva de alerta para los gobernantes, cualquiera sean.

Raul Nieto
Raul Nieto 27/03/2017 09:01:34

Buena exposicion de una causa que debe terminar en condena Fue un acto con malicia manifiesta y claro perjuicio a todos los argentinos

Eduardo Hartinger
Eduardo Hartinger 27/03/2017 08:40:16

Elisabet dijo el año pasado que el dólar debía estar a 20 y ella lo regaló a 10, a confesión de parte relevo de prueba.