Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La cancha está más equilibrada pero no convence a todos los jugadores

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico / Twitter @hdegoni

0
La cancha está más equilibrada pero no convence a todos los jugadores

Diciembre puede ser el mes que permita tomar otra percepción sobre la economía, para bien o para mal. El Gobierno siente que a los indicadores de la economía real solo tiene que aguardarlos con paciencia. La asignatura en donde se ven más complicados es en el frente fiscal, porque perciben que si los números empeoran -defectos propios o ajenos-entonces los inversores empezarán a preocuparse por la sustentabilidad del actual modelo.

El sector automotor entregó ayer buenas noticias. Aunque a nivel general la industria no logrará salir de la recesión que padeció a lo largo de todo el año, la fabricación de autos mostró por primera vez en el año un crecimiento interanual y un repunte de las exportaciones, datos que se sustentan en la existencia de un mejor horizonte en Brasil. Más modesto, en el sector financiero también se percibe un aumento real en el stock de créditos con tarjeta de crédito, así como en los prendarios y en los personales. El ritmo está lejos de ser el de 2015, pero el contexto tampoco creaba la expectativa de que se alcanzaran esas cifras.

En el último mes del año comienzan a verse las últimas fotos de la película económica de 2016. El debate legislativo sobre la reforma del Impuesto a las Ganancias puede oscurecer las perspectivas fiscales. Entre el proyecto del oficialismo y algunas de las variantes que impulsa la oposición, hay varios miles de millones de pesos de diferencia (más de $ 30.000 millones). Si el Congreso avanza con alguna de estas opciones, sufrirán más las provincias, ya que pierden la mitad de todo el costo extra. La renuncia del premier italiano y la incertidumbre sobre Europa tampoco son alentadoras para un país que necesita del ahorro externo para financiarse.

Lo que está a la vista es que el tiempo de la especulación está en baja. La clave ahora será la credibilidad que logre construir la Casa Rosada en estas semanas, para que inversores y empresarios decidan si entran a la cancha. Lo que hagan seguramente cambiará el destino del partido.