Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La Superliga y el espejo del abismo

El 13 de julio se reanudó la asamblea extraordinaria convocada por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), en estado de virtual acefalía. A la espera de la comisión normalizadora de la FIFA, los asambleístas aprobaron a mano alzada (70 votos contra 1) algunas modificaciones al estatuto de AFA con el fin de incorporar más adelante la llamada "Superliga Profesional del Fútbol Argentino". El único voto negativo fue de Mario Giammaría, presidente de la Asociación Rosarina de Fútbol, quien dijo: "Hoy es un día de luto para el fútbol argentino. Yo creo que el mirarnos al espejo de la necesidad nos lleva a reducir toda nuestra toma de decisiones en una ecuación matemática, que si la plata que nos alcanza este proyecto es bueno, y si no nos sirve la plata que nos toca, este proyecto es malo. Hemos elegido el peor modelo de todos". Entre los puntos del orden del día que fueron aprobados figura que la Superliga deberá constituirse e inscribirse ante la Inspección General de Justicia (IGJ) como una asociación civil exclusiva y obligatoriamente integrada por los clubes de Primera División y B nacional, que gozará de autonomía respecto de la AFA. Se alude a un futuro "convenio de coordinación entre ambas asociaciones" para determinar: el régimen de las relaciones económicas, el calendario de competición, la composición y funcionamiento de los órganos disciplinarios, los árbitros, los ascensos y descensos, los períodos de inscripción de jugadores, contratación de técnicos y jugadores extranjeros, liberación de jugadores para las selecciones nacionales, organización del fútbol juvenil e infantil. La AFA cede a la Superliga los derechos de TV y radio sin plazo definido, hasta que la nueva entidad cesare en su existencia o dejare de organizar las competencias. La Superliga tendrá la potestad de establecer los requisitos para poder participar en los torneos futuros, lo que equivale al ‘derecho de admisión o bolilla negra’ respecto de aquellos clubes que aún alcanzando el éxito deportivo, no pudieren cumplir con las exigencias sobre infraestructura, presupuestos económico y financiero, criterios contables y legales. Estas modificaciones regirán una vez concretada la constitución formal de la nueva entidad ante el organismo de contralor IGJ. Un boceto del estatuto declara a la Superliga como una ‘federación de derecho privado’, integrada por asociaciones civiles o ‘bajo cualquier otra forma jurídica permitida’, abriendo la puerta a las sociedades comerciales. Que no será responsable de las obligaciones de los clubes con sus jugadores y empleados. Entre sus órganos se citan a: la asamblea general constituida por: a) El presidente de la Superliga, b) Todos los clubes de Primera División y c) Por la mitad de los clubes de la B Nacional. Las decisiones se adoptarán por la mayoría absoluta de votos y en caso de empate, serán los presidentes de Boca Juniors y/o River Plate, los encargados de desempatar. Una Comisión Directiva integrada por 19 miembros: el presidente de la Superliga, más los representantes de Boca y River, más 10 clubes de Primera División y 6 de la B Nacional. El presidente será elegido en asamblea extraordinaria por voto directo y a viva voz, con mandato por 4 años, con reelección indefinida. Su labor será remunerada y al momento de la candidatura, el aspirante deberá renunciar a cargos en clubes y ligas, en la AFA, Conmebol y FIFA. Para la distribución de los derechos audiovisuales se establece un ‘statu quo’ igual al vigente en la temporada 2015/2016, ($ 120 millones, el doble que la mayoría para River y Boca). Dicha disparidad se irá reduciendo al cabo de 5 años, comenzando con un 5% de mérito deportivo, 25% de ‘share’ (porcentaje de participación en audiencia) y el 70% restante igual que hoy. Así, recién a partir del torneo 2021/2022 regirá la ecuación más equitativa: 25% mérito deportivo, 25% según audiencia de TV, 50% a repartir por partes iguales según la categoría (78% primera división, 12% B nacional). Quedará un 8% para la AFA residual (selecciones nacionales) y los torneos federales que engloban a 210 ligas del interior, 3000 clubes y 400 mil jugadores en su mayoría aficionados. Rememorando las batallas entre unitarios y federales, el fútbol argentino quedará dividido entre ricos y pobres sin voz ni voto, con clubes condenados a morir por asfixia económica, haciéndose añicos la utopía del fútbol federal. El escritor y humorista Roberto Fontanarrosa (1944-2007) amante del fútbol dijo al ser preguntado por su cruel enfermedad: "Estoy como Inodoro Pereyra: Mal pero acostumbrado". Así como la imagen que nos devuelve el espejo, estamos cada vez más cerca del abismo, salvo que la FIFA ejerza su derecho a veto.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar