Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

La Noche de los Bastones Largos: hito de la decadencia

Imagen de ERNESTO SANZ

ERNESTO SANZ Ex senador nacional y ex presidente del Comité Nacional UCR

1

Así como los países no se desarrollan y progresan de un momento a otro y solo por un hecho puntual, cuando caen en la mediocridad, lo hacen por varios motivos, por diversas causas.

El episodio de la Noche de los Bastones Largos, su mensaje absolutamente oscurantista, la manifestación cabal del aparato represivo y la muestra de una concepción social y política sustentada en la intolerancia y la irracionalidad, marcan un hito en Argentina, uno de esos hechos poco recordados para su significancia: es una foto de la Argentina decadente y retrocediendo de una época en que la dictadura y la represión, fueron la regla.

Manuel Sadosky, introductor de la computación en la Argentina; Tulio Halperín Donghi, uno de los historiadores latinoamericanos más importantes del siglo XX; Risiere Frodizi, filósofo y antropólogo y ex rector de la UBA, son tres ejemplos de los más de trescientos docentes universitarios e investigadores que emigraron del país tras esa noche en que la ciencia argentina cambió para mal.

Si la Reforma Universitaria de 1918 fue un hito de la Argentina moderna, con movilidad social y sentido de la excelencia, la noche del 28 de julio de 1966 fue el retroceso más grande de la educación pública argentina en lo que había transcurrido del siglo XX.

El Gobierno militar de Onganía fue doblemente perverso para la República Argentina; primero, porque usurpó la Presidencia a quien era no solo un hombre íntegro, sino además eficaz en una gestión pública; segundo, porque literalmente destruyó a bastonazos el polo científico más importante de América Latina. La posterior dictadura de 1976, acapara la atención cuando se trata de perversidad, pero el gobierno de Juan Carlos Onganía fue no menos nocivo para el desarrollo nacional.

En los cincuenta años que han seguido a aquella noche, muchos cambios hemos visto en un sistema educativo y de ciencia y tecnología, que no consigue recobrar el brillo, la eficiencia y la excelencia de entonces. No obstante eso, tenemos fresco un cambio político que puede ser un hito en el proceso de recuperar un polo científico de calidad, propio de un país que cuida a sus científicos y de científicos que aportan sustantivamente al desarrollo de su país.

El pasado diciembre a días del recambio presidencial, y en un contexto político y social de profunda división y confrontación, el Presidente Macri presentó su Gabinete de gobierno con una curiosidad: por primera vez en democracia, un Gobierno argentino se iniciaba con la continuidad de un ministro del gobierno anterior, gobierno que fue derrotado en las urnas con una fuerte demanda social de cambio. Ese ministro es el de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Había un pedido social de cambio político profundo, pero había una mayoría de argentinos que reconocía los avances del Gobierno anterior en materia de ciencia.

Así como en 1966, la noche del 28 de julio representa en nuestra historia nacional la fuga de cerebros, debemos hacer que 2015 sea sinónimo de la recuperación de la ciencia y la tecnología en Argentina, no porque se haya inicia do en estos días, sino porque en estos días la ciencia en Argentina vuelve a ser política de Estado para, esperemos, no dejar de serlo nunca más.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Groucho Argento
Groucho Argento 30/07/2016 10:25:50

Basta recordar apellidos ilustres de la UBA, como Shuberoff, Mas Velez o Richarte. También la creación (Barletta-Dibbern) de la actual casta administrativa de las UNs (Cantard es el ejemplo actual), empeñada en que nada cambie para mantener sus curros.