Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La Justicia tendrá la última palabra sobre un decreto destinado a frenar juicios

El uso de decretos de necesidad y urgencia, a los que apeló ayer Mauricio Macri para reformar el régimen de ART y el calendario de feriados nacionales, reinstaló la discusión sobre las formas y el fondo. No hay debate en general sobre la preferencia de la ley, sobre todo en un marco como el que regula los accidentes de trabajo, que está jaqueado precisamente por la litigiosidad. Todas las partes coinciden en que la intervención del Congreso le da más fuerza a la norma para el día que tenga que ser evaluada por un juez. La controversia no está en este punto, sino en qué factor es el que debe tomarse en cuenta para decidir si hay urgencia o no.

Los críticos de la medida sostuvieron que si el Poder Ejecutivo consideraba que era tan imprescindible contar con esta norma en febrero, tendrían que haber dispuesto la convocatoria a sesiones extraordinarias. El Gobierno debería responder que si el Congreso hubiese sido más conciente de la implicancia de la reforma, hubiera valorado más el hecho de que estaba consensuada en buena medida con la CGT y el sector empresario, para no incluirla en otras negociaciones políticas que retrasaron su aprobación definitiva.

Los gremios no pueden salir a apoyar públicamente un decreto, aunque su texto sea idéntico al que votó el Senado. "Si hay algo que nadie discute, es que con el régimen que estaba vigente no se podía seguir", dice uno de los jefes de la central obrera.

En paralelo, la Casa Rosada planteó que una vez conocida la dirección de la reforma, el tiempo que el Congreso demorara para aprobarla iba a ser aprovechado por todos los actores con reclamos pendientes. El argumento oficial para avanzar con el DNU es que en febrero, cuando reabran los Tribunales, la avalancha de juicios iba a ser inmediata. El Ejecutivo sabe que su decreto será impugnado legalmente. Pero soportar demandas al régimen viejo o el nuevo, eligió lo segundo. Se sacrificó la forma para poner el contador en cero. La Justicia dirá ahora si actuó bien o no.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar