Lunes  22 de Junio de 2020

La Argentina y sus históricas contradicciones socioeconómicas

La Argentina y sus históricas contradicciones socioeconómicas
Imagen de Gustavo Perilli

Gustavo Perilli

 Profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA)  

@gperilli

Pensar en el día después de la finalización de la cuarentena, genera disímiles sensaciones sociales. En lo económico, nadie descarta una proliferación de "cimbronazos" y fragilidades estructurales que se mantendrían en el tiempo. Kristalina Georgieva, la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), sostuvo recientemente que "esta crisis no es como ninguna otra porque hemos pisado el freno tanto en la oferta como en la demanda con el fin de proteger la salud de las personas. Nunca antes habíamos hecho algo así (Georgieva, junio de 2020)". En la Argentina, especialmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), preocupa la recesión, la paralización del sistema productivo y "el operativo retorno" a la normalidad. Sólo algunos de los que reclaman, se detienen a analizar (y reflexionar sobre) el daño que también están causando (y causarán) "la anemia" productiva de estos años, el endeudamiento, las amenazas inflacionarias y cambiarias y la elevada probabilidad de la generalización del default si se estancaran las negociaciones con los acreedores. Contemplándose estos aspectos, quizás podrían concluirse que, a diferencia de lo que sucede en el mundo, la condición micro / macro heredada representa una perturbación potencial per se para una estabilidad económica que parece pender sólo de "una crin de caballo", tal como lo hacía la famosa espada sobre la cabeza del cortesano Damocles.

En este marco de temores y dudas, la información fluye segmentada y capitalizada por un oportunismo que se arroga la supuesta función social de proteger la salud de la República y el derecho a hostigar a los especialistas para que, incluso, se pronuncien sobre temas históricos trágicos tales como los de "Gheto", "dictadura" y "delitos de lesa humanidad". La "falacia narrativa" (término acuñado por el pensador Nassim Nicholás Taleb) hace también su parte y confirma que “nuestra vulnerabilidad a la interpretación exagerada y nuestra predilección por las historias compactas sobre las verdades desnudas, distorsionan gravemente nuestra representación mental del mundo (Taleb, 2012)” porque las "historias explicativas que la gente halla convincentes son simples, son más concretas que abstractas, otorgan mayor significación al talento, a la estupidez // ...// y se centran en unos pocos acontecimientos llamativos que sucedieron más que en otras incontables cosas que no llegaron a suceder (Kahneman, 2016)". En este juego de sentidos y contrasentidos, los trabajadores de la salud pueden ser aplaudidos a la noche e "invitados" a mudarse a la mañana.

"La falacia narrativa" puede constatarse antes, durante y después de los anuncios oficiales. Pese a que las medidas surgen de una coordinación conjunta de los principales líderes políticos (de vertientes políticas antagónicas), ruge por las redes sociales diseñando escenarios infundados, haciéndose preguntas inútiles y lanzando aseveraciones vanas. Se la suele identificar exigiendo respuestas sobre "¿cuándo va a llegar el pico de la pandemia? (¡nos dijeron que sería este semana!)"; "¿cuánto tiempo más van a tenernos encerrados?" "¡Nos dijeron una cosa y ahora dicen otra!; ¡Nosotros estamos encerrados y los presos están en la calle!; "¿Por qué violan nuestros derechos constitucionales?"; "¡Este Gobierno está haciendo todo mal!"; "¡Es un atropello para la República!"; "¡La Argentina tiene una cuarentena récord!", "¿Por qué no podía ir en el baúl del auto a visitar a su abuelo?"; "¿Por qué no podemos bailar (y hacer "pogo") en la Recoleta?" o "¿Por qué no se copian los casos de Estados Unidos, Reino Unido, Suecia, Brasil y Chile"?

El escenario

Aún cuando se trata de situaciones riesgosas para la salud, resulta sumamente complejo explicar contextos y hacer cumplir medidas. Sin embargo, más complicado todavía es describir las abstracciones asociadas a la coyuntura económica y las potenciales salidas disponibles una vez concluida la pandemia. De todos modos, sorprende que a esta altura de los acontecimientos resulte tan poco posible hacer entender la manera en que implosionó el sistema económico (nacional y mundial), se redujo el ingreso, apareció abruptamente el desempleo, se agudizó la pobreza, despegó astronómicamente la incertidumbre, se paralizaron los compradores (y se hundió el gasto privado), se congeló la producción, se derrumbó la industria, se detuvieron los engranajes del mercado y apareció el Estado como "el pilar de los pilares" para intentar frenar el acelerado derrumbe del bienestar social tanto en la Argentina como en el mundo. Además luce irónico que tampoco se esté reconociendo el inédito respaldo que está recibiendo el país en las negociaciones con los acreedores por parte del FMI, numerosos gobiernos de potencias extranjeras y encumbrados protagonistas y académicos de la escena global. "La falacia narrativa" nubla groseramente la comprensión de los temas políticos y económicos. Bien vale un ejemplo. Con los números a la vista se reconoce ampliamente el debilitamiento económico de los últimos nueve años pero, luego, aparece una rotunda negación de la caída en picada desde 2018 relacionada con la configuración macroeconómica anterior y el endeudamiento insostenible (señalado por Georgieva). La "falacia narrativa reflexiona" sobre el posible default pero, llamativamente, omite el "reperfilamiento" (default) de los últimos meses de 2019.

Los mismos que aplaudieron (sin arrepentirse, aún) los avances en materia del reordenamiento de las cuentas públicas en los últimos años, hoy hablan del daño que causarán la emisión monetaria, los tormentosos déficits fiscales y las malas señales que se están enviando a la comunidad internacional por "señalar con el dedo" a las empresas clave de la economía nacional por estar "flojas de papeles". Frente a las cámaras, el show consiste en instalar la idea (muchas veces con éxito) acerca de la existencia de un sinfín de caminos alternativos al actual (en este momento, el más álgido de la pandemia en el AMBA). Sin embargo, sus estrategias continúan siendo pobres y amenazadoras para la salud de los individuos y las instituciones soberanas. Simplemente para recordarlo, "algunos de esos expertos", sin estudiar el tema (y sin formación), sugerían en marzo copiar "los casos exitosos" de Estados Unidos, Brasil, Reino Unido y Chile y hoy, ya sin argumentos, llaman a la desobediencia fiscal.

Escuchando desde cualquier living, la "falacia narrativa" se expande cuando se los alienta a estos "expertos en todo" a continuar "evangelizando", omitiéndose, muchas veces, el hecho que se está recibiendo asistencia financiera del Estado (gasto público) mediante, por ejemplo, el programa de asistencia al trabajo y a la producción (ATP). Celebra, también, cuando la coreografía televisiva hace referencia a la única fuente de financiamiento existente tras la caída de los ingresos tributarios (el Banco Central), redundando en que ya nadie les presta por su mala reputación. En realidad, si sirve de algo, quizás debería tenerse en cuenta que este es un momento histórico y que ese debate no aplica para esta coyuntura. Además, téngase en cuenta que el FMI apoya las medidas de política económica de la Argentina, soslayando, en cierto modo, sus históricas recomendaciones basadas en el famoso Consenso de Washington de la década del noventa. Lo señala la misma Georgieva cuando asegura que "ahora mismo el foco debe estar en salir de esta crisis con las mínimas cicatrices. Usted no oye al FMI decir esto a menudo: gasten. Pero es lo que estamos diciendo a los Gobiernos: gasten tanto cuanto puedan, aunque guarden los recibos, asegúrense de que se rinden cuentas de cómo se usa el dinero. Y asegúrense también de que las medidas son temporales y tienen objetivos concretos (Georgieva, 2020)".

La economía del día después de la pandemia será tumultuosa, habrá interminables debates, denuncias (y renuncias) y juicios morales. Los groseros errores de comprensión y las contradicciones seguirán sin reconocerse parafraseando sin saberlo (y confirmando que se está repitiendo algo que se escuchó), por ejemplo, al historiador Arthur Schlesinger Jr. cuando, sobre el Gobierno de Franklin D. Roosevelt, decía que "con el seguro de desempleo, nadie trabajaría; con el seguro de vejez y de supervivencia, nadie ahorraría y el resultado final sería la decadencia moral, la bancarrota financiera y el derrumbe de la República (Schlesinger, 1958)". Una buena forma de prepararse para emprender "la fase pospandemia" quizás sea combatir las perturbaciones generadas por "la falacia narrativa" para, al menos, evitar destruir la batería de cocina, desgastar sus teléfonos por usar la aplicación que reproduce el repiqueteo de las cacerolas y no dudar que, por el momento, es necesario quedarse en casa.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000075,000080,0000
DÓLAR BLUE0,6849143,0000147,0000
DÓLAR CDO C/LIQ0,5539-146,4539
EURO0,453889,412489,6611
REAL0,092113,547313,5835
BITCOIN1,037110.887,280010.890,0000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,838630,0625
C.MONEY PRIV 1RA 1D-10,526317,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-10,000018,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000029,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000088,0088,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,801,80
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,000041.260,8600
BOVESPA0,000094.603,3800
DOW JONES1,200027.452,6600
S&P 500 INDEX0,00003.363,0000
NASDAQ0,000011.167,5070
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,9282379,5625376,0719
TRIGO CHICAGO0,3460213,1135212,3786
MAIZ CHICAGO1,1214150,8798149,2066
SOJA ROSARIO0,0000294,0000294,0000
PETROLEO BRENT-1,489441,670042,3000
PETROLEO WTI-1,715639,530040,2200
ORO0,47681.896,50001.887,5000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology