La Argentina futura: aprovechar la oportunidad para ser un país de progreso

Como senador nacional y titular de la UCR, Sanz pronostica un nuevo punto de inflexión en el devenir de la Argentina. Asegura en esta columna que el país se enfrenta ante su quinto desafío en los últimos 150 años. Como él, ya participaron de este espacio de debate de El Cronista, el titular de la Corte Suprema de Justicia y referentes sociales, del ámbito empresarial, cultural y económico. Se suman ahora aquellos líderes políticos con intenciones de conducir el país

Si hiciésemos una combinación de oportunidades y recursos, Argentina es uno de los países del mundo con mayores oportunidades para progresar.

A fines de 1880 la clave del progreso fue la apuesta por la educación y la inserción de nuestras materias primas en el mundo. Años después, al iniciarse el siglo XX, la incorporación de derechos políticos y un elevado estándar de vida para las clases medias resultó fundamental. Posteriormente, hacia 1945, la materialización de derechos sociales significó un gran salto para una enorme masa de trabajadores. En 1983 superamos los quiebres y discontinuidades para apostar definitivamente por el estado de derecho y la libertad como el mejor marco para que el país y sus hombres y mujeres puedan desarrollar su vida y sus talentos.

Cada tres décadas nuestra sociedad se encuentra frente a un punto de inflexión. Hoy, camino a 2015, Argentina se enfrenta ante su quinto desafío en los últimos 150 años.

A la estabilidad institucional conquistada en 1983, se le adicionará equilibrio e impulso económico. Es el único camino para progresar como sociedad y hacer realidad el anhelo más genuino que tiene la democracia: conquistar la igualdad, con una libertad intensa y la seguridad de que el futuro va a ser mejor que el pasado.

Tenemos con qué progresar, se nos presentan oportunidades concretas, mercados potenciales y cultura emprendedora.

Conforme avancen estos años, habrá una demanda de alimentos mayor y fortalecimiento de un mercado más exigente y complejo que demandará productos con huella verde y certificación de procesos ambientales. El crecimiento en estos hábitos de consumo también trae consigo la necesidad de preservar el medio ambiente y los recursos naturales.

Antes de las recientes lluvias se estimaba una producción récord de más de 55,5 millones de toneladas

Hay un desafío puntual para el país: agregar valor a nuestras materias primas, avanzar en la sofisticación de nuestras cadenas productivas, exportar productos más elaborados, incorporar tecnología, trabajo calificado y desarrollar mercados a través de una política activa de instalación en el mundo.

La agroindustria en sentido amplio, con los encadenamientos productivos que se desarrollan a su alrededor, es nuestra visa en el mundo y la puerta al progreso. También lo son los servicios informáticos y los bienes culturales.

Usufructuar esa oportunidad requiere estar preparados en materia de infraestructura y logística, y de no poner freno a los productos que surgen del talento, la creatividad y la formación de nuestra gente. Prosperar en un mundo híper competitivo no depende sólo de los recursos naturales del país, sino de dotar de mayor competitividad a nuestros productos, de mejorar la educación, de agregar conocimiento a lo que producimos, tener entre las prioridades nacionales el I+D+i y de terminar con la burocracia anti emprendedora que pone frenos al potencial de los argentinos.

En un país extenso como el nuestro, la inversión en infraestructura y logística se revela fundamental. El estado de la infraestructura de transporte es una enorme desventaja, especialmente para las economías regionales.

También la Argentina tiene un enorme potencial en energías renovables y no renovables, pero ese potencial, esa oportunidad, puede ser otro tren que pasa sin parar si como país no lo afrontamos con estabilidad económica, seguridad institucional y previsibilidad.

La apuesta por el desarrollo agroindustrial así como necesita de infraestructura moderna y eficaz, precisa de una política exterior definida, sostenida en el tiempo y profesionalizada.

 

Argentina tiene que recuperar el perfil de país confiable, coherente, previsible y con una educación digna de imitar. Las reglas claras, el cumplimiento de los acuerdos, la transparencia y la coherencia en el campo exterior son fundamentales para obtener resultados en los dos principales desafíos que tenemos: conquistar mercados y atraer inversiones.

La política exterior debe estar más allá de las afinidades coyunturales, las amistades intergubernamentales y los esquemas ideológicos de quienes la ejercen. Debe ser el medio más potente de inserción del país en el mundo.

Hay un camino para que la Argentina que hace más de un siglo genere riqueza, dé un salto impostergable hacia el progreso y el bienestar.

No obstante eso, las mejores oportunidades productivas pueden quedar truncas en una Nación con mala educación. La escuela argentina debe cambiar, modernizarse, preparar para los desafíos propios de la revolución tecnológica que estamos viviendo, formar para poder vivir, crear y desarrollarse en un mundo cambiante y en movimiento. Una combinación de los viejos valores de respeto, esfuerzo y perseverancia, con las hermosas oportunidades que nos presenta el futuro.

Necesitamos recuperar la escuela formadora, igualadora, creadora de oportunidades y semillero del mejor futuro. Una escuela que forme en valores y capacidades. Que estimule la creatividad y el valor del esfuerzo. Que ayude a que cada chica o chico pueda soñar con un futuro mejor y más feliz.

Tenemos algunas certezas. Primero: sólo los pueblos educados prosperarán en el siglo XXI. Segundo: Argentina debe repensarse y modernizarse en materia de infraestructura. Tercero: en un sistema global que crece y se desarrolla, debemos potenciar nuestra agro industria y los encadenamientos productivos relacionados, avanzar en la sofisticación de los productos que exportamos, e impulsar el talento argentino tan reconocido en el mundo alrededor de los servicios informáticos y los emprendimientos que surgen a partir de la economía de las nuevas tecnologías, especialmente Internet. Esta es la llave para un salto importante hacia mucho más desarrollo, progreso y bienestar. En veinte años podemos estar entre los países más prósperos de la tierra.

Hay una noticia amarga, esos pilares han sufrido un deterioro importante en los últimos siete años. Pero hay también una noticia buena: Argentina tiene en esas áreas un potencial enorme y oportunidades crecientes. Un buen gobierno y un país unido son garantía de progreso.

Tags relacionados
Noticias del día