Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La Argentina, el país al que le cuesta soltar del todo el pasado

Imagen de FERNANDO GONZALEZ

FERNANDO GONZALEZ

Director Periodístico

2

Ayer fue uno de esos días de contraste entre las dos Argentinas. La que contó con un fallo de la Corte de Apelaciones de Nueva York que le permitirá hacer los pagos necesarios para salir del default. La que precisa de las inversiones externas que hace rato dejaron de llegar. La que necesita desesperadamente bajar la inflación, recuperar el crédito hipotecario, calentar la actividad económica y volver a generar empleo genuino. Es el país que está soportando el reacomodamiento del dólar y las inclemencias de los tarifazos. Es el que sigue atentamente los movimientos del Presidente y del nuevo gobierno para saber si está a la altura del desafío que significa recomponer a tiempo una economía devastada y restañar las heridas de los años de confrontación e intolerancia.

Bajo la lluvia, ayer se pudo observar las vísceras de la otra Argentina. Un país que sigue atado a los dogmas del pasado. La ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, se presentó ante la Justicia como si nada hubiera sucedido en este tiempo. Descalificó al juez Claudio Bonadío; no dio una sola respuesta sobre el despilfarro de 70.000 millones de pesos con contratos de dólar futuro. Se rodeó de dirigentes desprestigiados, que llevaron a la derrota electoral reciente al peronismo, y se hizo acompañar por un acto de miles de simpatizantes a los que les habló durante una hora, cargada de agresividad y de acusaciones conspirativas. Las figuras mejor ranqueadas del peronismo buscaron mostrarse alejados de esa postal agrietada y hasta los jefes de la CGT prefirieron una reunión de trabajo con Mauricio Macri a involucrarse con aquellos que seguirán visitando con frecuencia los tribunales en los próximos meses.

Las dos Argentinas ayer se mezclaron por un rato. Pero hay días en que el país que mira hacia adelante ni se preocupa por aquel país lejano. Demasiada carga tiene ya con las carencias del presente. Y hay otros días en que no puede soltar al país viejo, que contraataca con su dramatismo, sus slogans vacíos y su épica diseñada estrictamente para ocultar los movimientos de quienes se aprovechan del Estado y acostumbran a contar billetes mientras toman whisky. El áspero camino de la Argentina sólo se habrá despejado si la sociedad y sus dirigentes no olvidan los pésimos resultados que han obtenido los retornos al pasado.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Pedro Jaime
Pedro Jaime 14/04/2016 04:02:34

ESTIMADO FERNANDO GONZALEZ ; EL PASADO ES EL ARCHIVO DE LA MEMORIA. Y UN PAIS SIN MEMORIA,NO TIENE IDENTIDAD. TENGALO EN CUENTA. PLIS.

Ernesto Calvo Rodriguez
Ernesto Calvo Rodriguez 14/04/2016 09:16:45

Reflexion que solo cierra cuando los actores estan convencidos de que el pasado fue mejor. Una omision no menor del escriba