Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Inundaciones, incendios y una delgada línea de responsabilidades

Las tragedias de la naturaleza no van a desaparecer. Menos aún en tiempos en los que el comportamiento humano genera una alteración del clima global que multiplica las chances de fenómenos extraordinarios. Hoy la Argentina está atenazada por dos extremos climáticos, a tan solo 600 kilómetros de distancia. Una amplia zona de La Pampa, el sur bonaerense y el norte de la Patagonia está castigada por una seca en la que prendieron fácil extensos incendios de campo abierto. No muy lejos, en el sur de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos y en el norte bonaerense, los temporales no dieron tregua y mantienen anegados campos y varios centros urbanos.

El Estado hoy está más acostumbrado (la palabra preparado suena excesiva) a lidiar con la segunda situación que con la primera. La falta de una infraestructura hídrica adecuada hizo que en las últimas décadas el drama de las inundaciones se convirtiera en algo mucho más frecuente. Cada vez que sucede, los gobiernos nacional y provincial disparan declaraciones de emergencia en los distritos afectados; se refinancian los créditos y se condona parte de los impuestos. La receta funciona hasta que bajan las aguas y se vuelve a mover la rueda.

En el caso de los incendios pampeanos, hay elementos que ponderan distinto. La Pampa es una provincia que no está en sintonía política con la gestión Macri. Sus funcionarios cuestionaron la poca atención que le dio la Nación cuando el problema empezó a agravarse en diciembre, así como la tardía visita del ministro de Ambiente, Sergio Bergman, que fue casi una semana después de que sus equipos se sumaran al operativo (aunque cabe decir que no se difundieron fotos del gobernador Verna en La Adela, el epicentro del fuego).

La estructura que combate estos siniestros está en esta cartera porque nadie pensó antes en asimilarla a la tarea de las fuerzas de seguridad. Bergman no es un experto en incendios, está claro. Tampoco tiene antecedentes en las demás áreas a su cargo. Si su tarea es cuestionada con argumentos válidos, el problema no es de él, sino del que lo eligió.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Margarita Castez
Margarita Castez 06/01/2017 07:31:35

El mejor equipo de los últimos 50 años!