Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Internet de las cosas: desafíos de una tecnología que es una realidad

BRUNO ROVAGNATI VP & Director Managing de R/GA para América Latina

0
Internet de las cosas: desafíos de una tecnología que es una realidad

Si bien Internet de las cosas (IoT) ya tiene más de 20 años en el mundo, en nuestro país hace muy poco tiempo que comenzó a ser conocida por el público masivo con ese nombre, antes se la conocía como domótica o automatización, y solo estaba reservada a industrias o grandes presupuestos. Se estima que en unos cinco años va a ser una parte tan esencial de nuestras vidas y que, si es bien implementada, su incorporación se va a dar de manera tan natural que ni siquiera vamos a darnos cuenta de cómo fue que sucedió.

Cuando las tecnologías son transparentes y no tienen barreras de entradas ni complicaciones, son adoptadas masivamente. Tal como sucedió con los celulares que no necesitaron de manuales ni de grandes conocimientos para formar parte de la vida de cualquier tipo de usuarios.

En el camino a ese gran desafío se deben desarrollar sensores e interfaces sencillas a la hora de la instalación y del uso. Actualmente hay muy pocos dispositivos con esas características pero ya empezaron a aparecer plataformas que empiezan a abstraer las capas de complejidad para que la adopción sea cada vez más simple. Y cuando esto ocurra, la integración de esta tecnología va a ser muy rápida.

La aspiración en el IoT es llegar a las ciudades conectadas, lo cual requiere entender que esas grandes estructuras se componen de sub-estructuras que forman parte de un ecosistema funcional donde cada componente inteligente tiene una conexión que resuelve una serie de situaciones alrededor de una persona.
Por ejemplo, los semáforos inteligentes como los que ya se ven en algunas ciudades de los Estados Unidos, cuentan con magnetómetros instalados en la intersección de las calles que al no detectar la presencia de autos o personas que necesiten cruzar no interrumpen el tránsito. Más aún, tanto esos semáforos como los sistemas de tránsito pueden ser más inteligentes si detectan que el flujo de tránsito se hace más lento y comienzan a ofrecer rutas alternativas.

Dentro de esas ciudades inteligentes, los hogares y empresas estarán conectados a ese ecosistema para hacer más eficiente su funcionamiento. La automatización en industrias y comercios será tan esencial como el aporte de Ford con su línea de montaje o la llegada de los contenedores a las actividades navieras y portuarias. Tal es el sistema inteligente de los depósitos de Amazon, donde sus robots son los que se encargan de estibar y transportar las cajas de un lugar a otro. Sólo cuentan con personal para tareas de seguridad, o sea, que no entran personas al proceso.

Mientras los desarrollos IoT aumentan su velocidad e intensidad, es necesario entender el ecosistema de dispositivos y objetos que nos rodean y saber cómo pueden conectarse para obtener información que sea visualizada o procesada de distintas maneras.

En este sentido, nos encontramos una realidad, la educación formal no llega a adaptarse a ese ritmo y se puede llegar al punto donde no haya estructura de recursos humanos para poder implementar la tecnología. Entonces se nos presentan dos alternativas: o los educamos adentro o afuera de la empresa. Una solución es contar con capacitaciones internas constantes e importantes desarrollos orientados al mercado, por un lado. Y por otra parte, promover la capacitación universitaria externa a través de la cátedra IoT, con el fin de generar un puente entre el sistema académico y el mundo de la tecnología.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar