U$D

SÁBADO 25/05/2019

Intento oficial para contener precio del gas en la semana de San Valentín

Intento oficial para contener precio del gas en la semana de San Valentín

Para el Gobierno, la devaluación fue como una catástrofe natural, en cuyo origen no tuvo la responsabilidad que inexorablemente debe asumir para paliar los daños. El tsunami financiero de 2018 hizo inviable el sendero de precios para el gas boca de pozo que había diseñado Juan José Aranguren, simplemente porque con un dólar intempestivamente catapultado Doña Rosa no podría pagar u$s 6 el millón de BTU, algo que bien saben las petroleras.

El 11 de febrero, el macrismo intentará una jugada clave de esta partida.Tres días antes de San Valentín, se pondrá en marcha una licitación para que las distribuidoras compren al menos la mitad del gas que demandarán en los próximos meses.

Aún no están definidos los detalles de esa compleja compulsa que se realizará bajo la tutela estatal ni es claro qué protagonistas de esta historia llegarán con buen ánimo a festejar el día de los enamorados.

La apuesta macrista es promover una baja paulatina en dólares del precio del gas mayorista, bajo el principio de que las empresas disputen clientes cobrando menos y en un marco de operaciones transparentes. Mauricio Roitjman, titular del Enargas, y Esteban Greco, de Defensa de la Competencia, ya analizaron cómo neutralizar posibles prácticas anticompetitivas de productores y compradores, dos bloques que en esta instancia gruñen mostrándose los dientes.

El valor que surja de esa puja servirá no sólo para saber cuánto tendrán que pagar Rosa y Manolo en el otoño sino que oficiará de precio testigo para otras transacciones entre privados. Pinta tan incierto como decisivo. El valor del gas representa alrededor de la mitad de la tarifa final, que desde inicios de la gestión macrista se catapultó cerca de un 1000%.

Desde abril, sufrirá otro impulso que resultará tanto del precio de la licitación en ciernes como de un ajuste por precios mayoristas del margen de transportistas y distribuidoras. A fin de año, Energía estimó que ese salto sería del 35%, pero la realidad puede desacreditar el pronóstico.

Hasta el viernes los interesados tuvieron oportunidad de opinar sobre la decena de modelo de contratos posibles, que difieren en plazos, volúmenes y forma de pago.

Todos saben que no es igual vender gas en un trimestre veraniego, donde está sobrando mucho, que en invierno, cuando hay que importar muy por encima de los u$s 4 promedio del mercado local.

Nadie arriesga cuál será el número del próximo trimestre. La complejidad técnica de la licitación en marcha es solamente un aspecto que desalienta a las empresas. A falta de un esquema que les garantice un precio alto, los productores prefieren negociaciones directas y reservadas con sus clientes.

El valor mayorista del gas, carburante estrella de la matriz local, también depende de cómo se reformule el sistema de subsidios a la producción de Vaca Muerta. Hacienda no dispone de todos los fondos necesarios para cumplir con el programa tal cual fue diseñado cuando se promulgó la resolución 46 o, al menos, tal como lo interpretan los beneficiarios actuales y futuros.

El desafío oficial es rebanar las ventajas ofrecidas a los productores de gas no convencional sin que éstos paralicen inversiones ni acudan a los tribunales para reclamar alguna diferencia a su favor.

Hubo varias alternativas sobre la mesa para alivianar el costo fiscal del sistema: reducir el estímulo a no más de u$s 2 el millón de BTU, diferir el pago de una parte del subsidio devengado o para pagarlo sólo sobre lo que las empresas habían proyectado producir cuando se acogieron al régimen y no todo lo que consiguieron inyectar al sistema después.

Aún no hay fumata, pero el humor patronal no es bueno.Tecpetrol, la más dinámica en este escenario, alertará al mercado sobre el cambio de reglas en marcha que limitará su beneficio. Para la empresa de Techint, ese esfuerzo fiscal es menor a la ganancia que reporta su producción desde Fortín de Piedra, que promovió una baja de precios y sustituye importaciones. Hay otros desafíos para Nicolás Dujovne sobre este punto. Este mes debe pagar la primera cuota de una deuda de u$s 1583 millones por el finalizado Plan Gas -antecesor del actual plan estímulo para el gas no convencional-.

Está previsto en el presupuesto de 2019, pero algunas beneficiarias aseguran que se están preparando para recibir un bono en lugar de los dólares.

A partir de octubre, el Tesoro también tendrá que pagar la primera de las treinta cuotas sucesivas a las productoras por una deuda superior a los $ 20.000 millones por la diferencia de tipo de cambio que se generó entre los contratos celebrados el año pasado con las distribuidoras a un dólar de $ 20, que luego trepó por encima de $ 40.

Ahora los futuros contratos tomarán como base un tipo de cambio que no se alterará de abril a octubre, pauta que relaja a los compradores e irrita, además, a los vendedores.

Si la devaluación hubiese sido un meteorito, imprevisto e incontenible por cualquier política pública, la angustia por tantos desafíos de la gestión pública tal vez sería menor.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping