Insaurralde y el riesgo de quedarse sin el pan y sin la torta

El massismo y el kirchnerismo comienzan lentamente a alistar su tropa de combate en la provincia de Buenos Aires, una vez más convertida en la madre de todas las batallas, y uno de los tres distritos necesarios de ganar por todo aquel candidato que quiera disputar la Presidencia de la Nación.


En los últimos días la Presidenta Cristina Kirchner recibió, de uno de sus máximos funcionarios, un informe reservado con un exhaustivo análisis electoral provincia por provincia, donde se destacan como las regiones favorables al Gobierno el norte y el sur, y con problemas en la zona centro, Capital Federal y la provincia de Buenos Aires.


Si queremos arrimar el 40% de los votos, hay que ganar la Provincia y hoy no hay candidato a gobernador allí le dijo el funcionario a la Presidenta.


El kirchnerismo no cuenta ya en sus planes a Martín Insaurralde, pese a que sigue siendo el candidato del sciolismo.

Tenemos demasiados bonaerenses recorriendo el país, embarcados en una aventura presidencial, que bien podrían estar recorriendo su provincia, aportando para el proyecto colectivo, en lugar de pensar en sí mismo advirtió el funcionario, en obvia alusión a Florencio Randazzo y Julián Domínguez.


Si bien la Presidenta corta toda conversación referida a las próximas elecciones con un es muy prematuro hablar de eso, frente a ese comentario atinó a decir: Pero Florencio solo quiere ser candidato a Presidente.


De las encuestas que manejan en la Rosada, se desprende que hoy por hoy el Ministro del Interior y Transporte es uno de los pocos dirigentes kirchneristas que podrían disputar la gobernación con éxito, ya que está bien posicionado, y con posibilidades de crecer si toma esa decisión. Lo mismo piensan algunos dirigentes del sciolismo, quienes en privado sostienen que si Insaurralde da el salto al massismo, no le quedará otra opción a Randazzo, si es que se lo marca la Presidenta, de meterse de lleno en su provincia.


Por el lado del massismo, hay novedades: Sergio Massa ha mandado a medir a todos los dirigentes de su sector que aspiran a la gobernación. En su entorno sostienen que se cansó del juego propio y de los coqueteos que realiza permanentemente Insaurralde, y de su no definición y estaría buscando un candidato puro.


La verdad que el muchacho (por Insaurralde) fue el último candidato kirchnerista, y si queremos armar algo nuevo, ¿porque tenemos que ir a buscarlo a él, si nosotros tenemos a Felipe (Solá) y a Darío Giustozzi a quien le prometimos que sería nuestro candidato a gobernador?, sostiene uno de los hombres de confianza del precandidato presidencial.


En ese espacio, el ex gobernador Solá es el candidato que mejor mide, según encuestas propias cerca de un 16%. Y si bien es cierto que Giustozzi aparece un poco desdibujado, no le quitan méritos.


Sergio ha crecido mucho y está en condiciones de poner el candidato y hacerlo crecer sostienen desde Frente Renovador.


Ayer también fue muy comentada en ese sector la frase que dejó la primera dama bonaerense, Karina Rabolini, sobre Insaurralde: Es una persona buena que no abandonará a Daniel.


Tanto coqueteo le puede costar caro a Insaurralde, que bien se podría quedar sin el pan y sin la torta. Denostado hacia adentro por el kirchnerismo duro y ahora también con reparos que crecen en el Frente Renovador de Sergio Massa, ya que su inclusión podría despertar una fuerte interna que no le conviene al candidato.


Mientras los aprontes de campaña se despliegan el tema económico sobrevuela a todo el arco político de la Argentina, y es seguido con preocupación por el Gobierno nacional.


La Presidenta dedica buena parte de su tiempo a seguir todo lo que sea la estrategia sobre los Fondos Buitres, y está muy encima del tema económico.


El Jefe de Gabinete Jorge Capitanich ha pasado a ser una pieza fundamental en el armado del poder de Cristina Kirchner, y es quien coordina todo el accionar de las medidas económicas entre el ministro Axel Kicillof y el Presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega. Los tres están, desde la semana pasada, muy encima de la estrategia lanzada desde el Gobierno para ponerle límite a las presiones sobre el dólar blue, que según cree el Gobierno, es una nueva presión del mercado que apuesta a una devaluación, muy descartada desde el seno del poder.


El Gobierno estima, con un pronóstico muy positivo, terminar el año con una inflación cercana al 30%. Y prevén una pauta entre el 20 y el 25% para el presupuesto del año próximo, que está siendo diagramado por estos días.


La presencia de Kicillof y de Julio de Vido en China, tiene como motivo principal apurar el desembolso de dólares para las obras ya comprometidas, pero también de parte del crédito especial para las reservas del Banco Central, que el Gobierno quiere que lleguen para el último semestre del año. En los próximos días también Fábrega tomará contacto con las autoridades chinas en Basilea, en el marco de una reunión Internacional.


La relación con China en términos políticos es excelente, y estamos preparando la visita de la Presidenta antes de fin de año aseguran en el Gobierno.


También la semana próxima el Gobierno acompañará a 105 empresas de primer nivel de nuestro país a una Feria Internacional en Rusia, donde Argentina acelera la colocación de alimentos y otros productos tras la decisión de Estados Unidos y otros países de Europa, de no venderle a Rusia por el conflicto en Ucrania.


A todo esto, no se descuida el conflicto con los Fondos Buitres. El Gobierno avanzará hoy con la aprobación del proyecto en la cámara de Senadores, y algunos hombres del oficialismo no descartan analizar el proyecto presentado por el massismo.


La Argentina prepara su presentación ante la ONU del próximo 9 de septiembre, donde quieren obtener otro triunfo diplomático en la guerra con los Buitres.


Mientras se conoció que el lobby de los Buitres también llegó al propio Gobierno, con distintas propuestas que les acercaron, que fueron rechazadas de inmediato.


La posición política y jurídica de la Argentina es sólida y creemos que finalmente Griesa dejará de jugar a favor de los Buitres y en algún momento tendrá que reimplantar la cautelar que evita los embargos a los pagos de la Argentina.

Tags relacionados

Noticias del día