Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Inflación y empleo en negro distorsionan el debate sobre la distribución del ingreso

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico

1

Los datos sobre la distribución del ingreso que informó el Indec son una fotografía incompleta de la economía argentina. El organismo estadístico no incluyó comparaciones, porque los cambios que introdujo en la metodología de este indicador desaconsejaban contrastar los datos nuevos con otros períodos. Sin embargo, hay algunos números que hablan por sí solos: de los 27 millones de personas que viven en los aglomerados urbanos relevados, 59,4% declaró tener ingresos, que se ubicaron en un promedio de $ 9716. El decil de población que más gana se lleva 31% de la torta, y el más bajo recibe apenas 1,4%.

El cuadro que refleja la población total según ingreso medio per cápita revela que casi 25 millones de personas tienen que subsistir con menos de lo que se necesita para ser pobre (según el Indec). Visto del otro lado, solo el 10%, que percibe un promedio de $ 18.037, están por arriba de esa línea.

Una primera consideración para hacer es que el peso de la economía informal en la Argentina es enorme. Asumir en forma plena las cifras de la EPH implica que 60% de la población es indigente o bien que subsiste con otros recursos. Otro dato es que validar este cuadro implica que la pulseada con la CGT por el alcance del impuesto a las Ganancias es, directamente, una pelea de ricos. Por último, mientras subsistan una inflación alta y una presión impositiva récord, la discusión en torno a la distribución del ingreso va a ser más estadística que real.