Industria automotriz en Brasil: ¿mentira o coraje de enfrentar la realidad?

Si usted cree que la industria automotriz en Brasil es privilegiada y que quien tiene coraje de decir lo contrario está mintiendo, piénselo de nuevo.

En 2013, después de 13 años consecutivos de crecimiento, el mercado brasileño llegó a su récord histórico de 3,8 millones de vehículos vendidos. Aun en este contexto, los márgenes no resultaron satisfactorios. En muchos casos no cubrieron el costo del capital invertido. Se inició entonces la crisis del año 2014. El real se desvalorizó un 95 por ciento y el volumen de ventas cayó un 47 por ciento, con pérdidas en el orden de los miles de millones de dólares.

Desde entonces hasta ahora, la recuperación ha sido más lenta que lo previsto y la mayoría de las marcas no tienen rentabilidad en el negocio.

En el año 2018, las casas matrices de las ensambladoras de vehículos aportaron más de 50.000 millones de reales en Brasil para poder continuar operando en el país, en un mercado que creció un 14,6%.

¿Por qué? En una industria centenaria, que supuestamente goza de incentivos fiscales, en un mercado que está creciendo dos dígitos, ¿cómo es posible que las empresas pierdan dinero?

Y si están perdiendo, ¿por qué siguen invirtiendo sin tener retorno?

Primero vamos a las causas. Hablar de incentivos fiscales cuando se tiene una carga tributaria directa absurda, que varía entre el 37 por ciento y el 44 por ciento dependiendo de la cilindrada del motor del vehículo, no es serio. Y esto sólo considerando los impuestos directos: IPI, ICMS, PIS y Cofins. Por ejemplo, ese porcentaje en los Estados Unidos (EE.UU.) es del 7%.

Todas las cargas sobre la producción de un vehículo llegan al 50%. Es decir, la mitad del precio de un auto son impuestos.

Las cargas laborales brasileñas, aun después de la reciente e importante reforma, hacen que la empresa pague un 105 por ciento de cargas sobre los salarios. Es decir, cada R$ 1000 que gana el trabajador, el costo para el empleador es de R$ 2050, y la larga cadena de la industria automotriz utiliza mucha mano de obra.

La industria y sus proveedores tienen una brutal inversión en tecnología, edificios, máquinas y equipos que requieren enormes sumas de capital. Los intereses en Brasil son cuatro o incluso cinco veces mayores que los de grandes países productores de automóviles.

Nuestros costos logísticos son un 45 por ciento mayores que los de los Estados Unidos. Súmese ello a los graves problemas de infraestructura y a la dependencia de una única modalidad de transporte.

El precio de nuestra energía eléctrica se encuentra entre los más altos del mundo. Llega a ser más que el doble de Estados Unidos.

Con todo esto, las operaciones brasileñas de la industria están generando pérdidas a las casas matrices desde hace años o, como mucho, ganancias marginales que no logran cubrir el costo de capital mínimo que se espera para el riesgo de la inversión.

Es tanto lo que nos impacta esta falta de competitividad generada por cuestiones macroeconómicas y desde hace tanto tiempo, que nos condicionamos a compensar las desventajas estructurales y tributarias con eficiencia productiva. Nuestras fábricas son una referencia mundial en eficiencia y productividad. Nuestro deber de casa ya está hecho y aun así las cuentas no cierran.

Invertir en esta industria debería ser una decisión racional de riesgo de aporte de capital, como cualquier otra. Pero no lo es. No es casualidad que no tengamos ninguna ensambladora de vehículos nacional.

¿Y por qué las empresas continúan operando? Los argumentos son diversos. Algunos de mis favoritos son: "necesitamos atender a nuestros clientes dondequiera que estén y ellos están aquí" o "el costo de cerrar es mayor que el de seguir operando en rojo".

Todo eso es una insensatez. Estamos racionalizando la locura de pedir a los inversores que aporten capital para perder dinero en Brasil. Más que una irresponsabilidad, este modelo es insustentable.

El mejor momento para transformar este escenario fue en el pasado. El segundo mejor es ahora. Llegó la hora de que hablemos sobre la sustentabilidad de la industria automotriz en Brasil.

Esta no es una tarea para una única empresa. Es un movimiento sectorial, de toda la industria, que emplea a millones de brasileños y genera miles de millones en impuestos.

Debemos crear una base de manufactura competitiva, preparándonos para la apertura del mercado y aprovechando la gran capacidad de producción instalada para programas de exportación que nos proyectan contra la fluctuación cambiaria.

El mercado interno brasileño es importante, sin embargo, la costosa capacidad instalada que tenemos ofrece una enorme oportunidad para exportar cuando las cargas sean competitivas.

Alguien puede levantar la mano aquí y decir: ¡pero si Brasil exporta autos! Sí, exportamos pero poco y principalmente para Sudamérica, cuyas monedas son equivalentes al real y, debido a ello, no generan "hedge" cambiario.

Debemos ser la única industria en el mundo que, con capacidad instalada de cuatro millones de unidades, no consigue exportar volúmenes significativos ni tener un retorno razonable sobre la inversión.

Para ello, es necesaria una política de impuestos específica para desgravar los productos destinados solamente a la exportación. Con nuestra alta eficiencia, una vez eliminada la carga tributaria, seremos aún más competitivos en la fabricación de autos para todo el mundo.

Necesitamos tener intereses compatibles con el mercado internacional, reducir nuestro altísimo costo logístico, incluyendo diversificación de modalidades de transporte. Tenemos que sacar del papel una verdadera reforma tributaria, reduciendo la complejidad del sistema y disminuyendo las cargas sobre la nómina salarial.

Si globalmente estamos discutiendo el futuro de la movilidad personal y caminando hacia un mundo con cero accidentes, cero emisiones y cero congestionamientos, aquí tenemos que hacer una revolución de nuestro modelo de negocio. Vamos a crear la condición que nos permita traer aún más inversiones a Brasil.

Tenemos una gran oportunidad de crear más empleos, generar crecimiento y desarrollo tecnológico.

Se necesita la unión de todos los que sufren el impacto: ensambladoras, sindicatos, proveedores, concesionarios y gobierno. Juntos, podemos hacer algo diferente y encontrarle la vuelta. Sabemos que todos estos son temas difíciles. Por eso, debemos atacarlos en lugar de esquivarlos.

Quiero hacer un desafío. Corea del Sur produce cuatro millones de autos por año y sólo destina un millón a ventas internas. En el Mercosur, sumados Brasil y Argentina, fabricamos 3,5 millones y vendemos todo internamente. Siguiendo el modelo coreano, podemos llegar a 12 millones por año, generando una oportunidad histórica de crecimiento para el país.

Este es el momento. Vamos a enfrentar los problemas. Mentir sería no hacer algo diferente. Mostrémosle al mundo que Brasil es capaz de reinventarse y realizar una verdadera transformación en este mercado. Todavía hay tiempo de aprovechar esta gran oportunidad.

Tags relacionados
Noticias del día