U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Hay debate interno sobre las metas pero sin animarse a recalibrar la estrategia

Hay debate interno sobre las metas pero sin animarse a recalibrar la estrategia

Hay un debate cada vez más intenso, puertas adentro del Gobierno, sobre cuál es la distancia que pueden tolerar entre los logros conseguidos hasta ahora por la gestión y los objetivos que se fijó el equipo de Mauricio Macri. El número que gatilla las opiniones más duras, como es imaginable, está en torno a la inflación. El 2,3% de marzo fue un golpe duro para el Ejecutivo, porque apostaban a una variación mensual menor a 2%. Saben que hay un efecto tarifas que se va a repetir en abril, y por esa razón, se enfrentan a la chance real de haber consumido más de la mitad de la meta en el primer cuatrimestre.

En materia fiscal, Nicolás Dujovne es el que muestra un poco más de resto. Las cifras que mostró el viernes implican que el déficit primario del trimestre fue de 0,3% del PBI, la mitad de la meta prevista. Es un número que no pueden traducir fácilmente a la sociedad, porque en lo formal implica que necesitarán emitir menos deuda para financiar el rojo del Estado, un factor que hace a la salud de la economía de mediano plazo pero no mejora el humor social en lo inmediato.

Algunos analistas (también funcionarios) se preguntan si un mayor gradualismo tarifario hubiera servido para conseguir el objetivo fiscal deseado sin estropear tanto el objetivo inflacionario. Con el diario del lunes, esta respuesta parece más fácil de responder. A Macri le preocupa el déficit y quiere bajarlo, pero también quiere que los precios bajen más rápido. Cuando hacen el balance todos sienten que se avanza por el camino correcto, pero hay cierta insatisfacción por no poder alcanzar la nota que más mira la sociedad.

El Banco Central también quedó en un brete después de que se fijara la meta de 15%. Aflojó algo la tasa, pese a no estar del todo convencido de ello, y la liebre le saltó por el dólar. Ahora la tasa real es menos contractiva y los más duros aconsejan volver a subirla. Pero al igual que la Casa Rosada, no está seguro de cambiar de estrategia en el medio del río. La discusión interna está lejos de quedar saldada.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Santiago Gancedo
Santiago Gancedo 16/04/2018 01:30:12

Este modelo de tortuga fatigada requiere de inflación, para que la misma vaya licuando los gastos mientras que ajusta los ingresos. Cuidado con lo que deseas, dicen los chinos.