Martes  10 de Marzo de 2020

Hagamos funcionar bien la energía y la macro juntas esta vez

Hagamos funcionar bien la energía y la macro juntas esta vez

La situación actual del sector energético es complicada porque existe la necesidad de establecer precios asequibles y señales para las inversiones y no caer en la trampa de atrasos tarifarios y subsidios que compliquen a la macro.

El Gobierno se ha tomado tiempo para organizarse. Pero a tres meses de asumir, no logra mostrar una conducción del sector que pueda enfrentar bien los dilemas de corto y largo plazo, plasmar políticas y coordinar las mismas con el Ministerio de Economía. Hace cuatro años falló severamente la coordinación energía-macro y hoy existe el riesgo de caer en el mismo problema.

Las indefiniciones que vemos resultan de desacuerdos al interior del Gobierno y, más allá de los nombres que no son lo importante, denotan un choque de visiones que es más preocupante.

El Ministerio de Economía se ha abstraído del tema tarifario y del seguimiento de los subsidios para abocarse a lo principal ahora, lo cual es entendible. A comienzos de la gestión de Cambiemos, si bien se perdió el control tarifario el equipo de Hacienda pudo al menos conformar un grupo de profesionales que luego fueron heredados por el equipo siguiente para hacer un seguimiento de los subsidios.

Este equipo entiendo que hoy no existe y, visto desde afuera, parece que en Economía no saben sobre qué terreno están volando en materia de subsidios y su proyección futura. Esto es preocupante.

Se trata de un equipo muy apto, de lo mejor que hay en la Argentina para hacer macro de inflación y precios relativos, pero no quiere entrar en la discusión de las tarifas ni de los subsidios ¿No resulta raro?

Esto es lo que algunos economistas no oficialistas le criticamos duramente, de entrada, al gobierno de Cambiemos. Pero ahora luce también preocupante. El equipo de Economía parece estar "en blanco" sobre el tema y tampoco está claro que el equipo de Producción (bajo quien está el área de energía) maneje bien el detalle de la dinámica de los subsidios.

Todavía no han podido ser intervenidos los entes como lo indica el artículo 6 de la ley 27.541 promulgada en diciembre. La reglamentación del Titulo III, en especial el artículo 5, de esa ley, que tiene que determinar el mecanismo por el cual va a proceder la revisión tarifaria de carácter extraordinario es otro indicio de los problemas.

Esa revisión extraordinaria tiene que determinar el nivel, el mecanismo de ajuste y la estructura de las tarifas. Parece que existe un vacío conceptual en cómo se va a proceder en cuanto al nivel, se presume que el mecanismo de ajuste va a seguir la evolución de los salarios y finalmente no hay indicios de qué estructura tarifaria va a resultar si prevalece el síndrome de resolver el stress tarifario por la vía de subsidios cruzados. Entre los principales subsectores (interrelacionados) dentro de energía existen diferentes situaciones según sus dificultades de diseño e implementación.

En el subsector de combustibles, la caída del precio de petróleo junto a la relativa estabilidad del dólar hacen hoy más fácil moverse a un esquema menos intervencionista. Pero es en gas y en electricidad, en donde las preocupaciones son mayores porque ahí se juega una parte grande de la dinámica de los subsidios que es esencial para la sostenibilidad macro (externa y fiscal).

La política macro de Cambiemos derrapó porque la coordinación macro-sectorial no funcionó bien y no se entendió que los shocks tarifarios (sin una doctrina de costos bajos) iban a tener consecuencias inflacionarias además de provocar la fatiga del votante mediano por la magnitud de las transferencias desde los consumidores a la cadena de valor).

Ahora la política macro de este gobierno entiende este problema, pero va a derrapar si los subsidios se descontrolan, el equipo de Economía queda excluido del tema, o se opta por "resolver" la cuestión con una doctrina intervencionista. Pasar de una explicación monocausal en donde los ajustes tarifarios no cuentan porque sólo se reconoce la cantidad de dinero, a otra en donde los subsidios no cuentan porque sólo importan los precios relativos no nos va a ayudar a estabilizar.

Porque supongamos el mejor escenario en donde el programa macro logra salir con un esquema que le "provee" a la política sectorial un ajuste temporal de las tarifas. Eso resuelve una de las tres patas del tema tarifario (el mecanismo de ajuste) pero no resuelve los otros dos (nivel y estructura). Si la dinámica de los subsidios se descontrola, porque además la puja política al interior del sector contribuye a ello, entonces el programa macro de economía va a ser un pato rengo.

La batalla todavía no está perdida, o mejor dicho nunca está perdida diría un optimista. El caso del gas natural tiene alguna chance de reencausarse porque uno de los desarrollos de la gestión anterior (como las subastas de gas, si se hacen bien y de modo no oportunista) favorecen eso y porque cuenta con la ventaja de que la subsecretaría de hidrocarburos es un sector de buena operatividad, a lo que se suma la capacidad del Enargas y la del propio sector empresario del upstream, con las empresas distribuidoras sorteando sus propias dificultades de adaptación a un nuevo contexto.

Así y todo, si no se logra organizar el sistema de transacciones en gas existe el peligro de que las mismas zozobren y que la Argentina vaya a un esquema centralizado de transacciones en donde la empresa IEASA (Enarsa) termine actuando como comprador del gas en rol similar al que tiene Cammessa en el sector eléctrico. Esto sería un retroceso significativo. En el sector eléctrico la situación es complicada porque hay que pensar estratégicamente.

El desafío que tiene por delante el sector eléctrico argentino es mayúsculo porque la energía eléctrica es la proa del cambio estructural a nivel mundial que se conoce como la transición eléctrica. Vamos camino a un escenario mundial en donde gobiernos, organismos multinacionales y la banca multilateral, empresas, expertos y toda la comunidad científica (que acaba de hacer un "llamado a todos los economistas" en un editorial reciente de la revista Nature) va a presionar por un sector que reemplace a los hidrocarburos por la energía renovable, la electrificación, el transporte eléctrico, las baterías y la digitalización.

Es tal la postura actual del sector académico en el mundo, que veo difícil que podamos tener un "gobierno de científicos" como dijo el Presidente en su excelente discurso del 1° de marzo si nuestras políticas ignoran este gran capítulo que enfrenta ahora la humanidad. Frente a esta situación la Argentina debería moverse rápido y de manera "consistente" con la sostenibilidad a largo plazo.

Todo esto está lejos del presente en materia eléctrica que todavía sigue siendo, en términos económicos, el fenomenal disloque entre las estructuras de precios de la demanda y la oferta en el mercado mayorista eléctrico, lo que alimenta una economía política ahora muy consolidada y que tiene a la dinámica de los subsidios como un arma letal para la macro.

Las acciones recientes del Ministerio de la Producción de ir plasmando una doctrina de costos bajos (algo que le faltó, letalmente, al gobierno anterior) no están mal en sí mismas, es decir van en la dirección correcta. Pero sin repensar la organización del mercado eléctrico mayorista, es decir en medio de un esquema intervencionista, esto no va rendir los frutos esperados, porque va a reducir los subsidios en el corto plazo pero desatando un incremento de costos a mediano plazo.

Nadie está pidiendo un modelo de libre mercado en el sector eléctrico, sino solamente que se reorganice la regulación sobre bases que permitan poder avanzar a resolver mejor los grandes temas de transición eléctrica que se van a plantear. Porque el mundo de la energía ha venido cambiando a una velocidad inédita y volver al gobierno con las mismas ideas y prácticas de comienzos de los 2000 no es solo no cambiar, es atrasarse y hacerle pagar costos muy altos de nuevo a la sociedad.

Shopping

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,000074,750079,7500
DÓLAR BLUE-1,3605141,0000145,0000
DÓLAR CDO C/LIQ3,3646-145,7272
EURO0,289588,024088,2788
REAL0,316113,602713,6450
BITCOIN-0,078410.729,180010.735,6000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-1,680729,2500
C.MONEY PRIV 1RA 1D-12,500017,5000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-11,904818,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000028,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,000090,0090,00
CUPÓN PBI EN PESOS-2,23461,751,79
DISC USD NY0,000061,1061,10
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL0,398041.875,6600
BOVESPA-0,010097.012,0700
DOW JONES1,340026.815,4400
S&P 500 INDEX1,59773.246,5900
NASDAQ2,260010.672,2660
FTSE 1001,10007.273,4700
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,1250367,8964367,4371
TRIGO CHICAGO-1,0459199,8858201,9985
MAIZ CHICAGO0,4127143,6950143,1045
SOJA ROSARIO-0,3497285,0000286,0000
PETROLEO BRENT-0,286141,820041,9400
PETROLEO WTI-0,669840,040040,3100
ORO-0,64231.856,30001.868,3000

OpenGolf Newsletter

Anotate y recibí el resumen semanal del mundo del golf.

OpenGolf
Revista Infotechnology