Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gran Bretaña moderniza sus Fuerzas Armadas

Gran Bretaña moderniza sus Fuerzas Armadas

El gobierno británico acaba de anunciar la que luce como su más importante expansión militar de las últimas décadas. El esfuerzo ahora en marcha apunta a modernizar sus fuerzas armadas y a adaptarlas a las que parecen ser las nuevas urgencias militares contemporáneas. La idea económica básica es que el gasto militar se mantenga constantemente en el orden del 2% del PBI británico.
La reorganización mantiene la base del presupuesto de gastos militares para la próxima década en el orden de unos 166 billones de libras, cifra que se incrementará ahora en unos 12 billones de libras adicionales, llevándola así a un total de 178 billones para la década, o sea a unos 18 billones de libras por año.
El foco del nuevo esfuerzo de adaptación y modernización apunta claramente a tratar de mejorar la capacidad de acción militar en distintas materias, tales como: fuerzas especiales; inteligencia; capacidad de despliegues rápidos; y defensa cibernética. Todas ellas urgencias requeridas por los nuevos desafíos en el plano militar.
Por esto los comentaristas sugieren que la prioridad actual es la de contar con más agilidad operativa y mayor adaptabilidad posible a las circunstancias cambiantes e imprevistos. Como ocurre simultáneamente en prácticamente todas las potencias militares.
Cabe destacar que, entre las prioridades actuales, se incluye la compra de nueve aviones de patrullaje marítimo Poseidón P-8, de última generación. Se trata de los fabricados por la empresa norteamericana Boeing. Estos aviones, sin embargo, entrarían en servicio recién en el 2020. También se añadirán ocho fragatas de combate global. Y se anticipa la compra de aviones F-35, que conformarán la dotación de los dos portaviones de que pronto dispondrá Gran Bretaña. Además se incrementará la disponibilidad de los llamados ‘drones de combate‘, más conocidos como ‘Protectors’.
Como consecuencia de lo planeado, el objetivo británico es el de mantener un ejército del orden de los 82.000 efectivos en el ejército y aumentar también, aunque levemente, los efectivos que prestan servicios en la aviación y en la armada. De ellos unos 50.000 efectivos deberían estar siempre prestos para conformar, en cualquier momento, una moderna y bien equipada fuerza de despliegue rápido, que de pronto sea capaz de operar -eficaz y velozmente- en cualquier rincón del planeta.