Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Gran Bretaña, entre Europa y el mar abierto

A fines de junio el Reino Unido decidirá en un nuevo referéndum si continuará o no dentro de la Unión Europea. En 1975 los euroescépticos no tuvieron un resultado favorable respecto a la permanencia en la Comunidad Económica Europea, precursora de la UE. Sin embargo, esta vez la definición podría ser distinta y más en consonancia con la frase de Winston Churchill que "cada vez que Gran Bretaña tenga que decidir entre Europa y el mar abierto, decidirá siempre por el mar abierto".
El denominado Brexit se está convirtiendo en una cuestión, cuyos efectos eventuales, trasciende fronteras. La agencia de calificación de riesgo crediticio, Standard & Poor’s, advierte que Londres podría perder su importancia como principal plaza financiera en beneficio de Frankfurt u otras ciudades europeas. También afectaría las posibilidades de crecimiento de los préstamos a los sectores industriales que dependen de las exportaciones del Reino Unido y señala "que la permanencia británica es mucho más importante que el riesgo que planteó la continuidad de Grecia en la Eurozona". Otros bancos como Goldman Sachs o ING se expresan de forma similar.
Estados Unidos ha insistido que un acuerdo comercial con el Reino Unido post-Brexit podría demorarse en el tiempo y sería posterior a las negociaciones con la Unión Europea por el acuerdo de asociación de comercio e inversión Transatlántico (TTIP).
El Presidente Barack Obama, en la reciente visita a Londres, destacó que la decisión afectaría gravemente la influencia del Reino Unido a nivel global.
Un informe parlamentario, elaborado por el Comité de Política Exterior de la Cámara de los Comunes, señala que el Brexit podría, entre otros, alterar el equilibrio político en territorios como Gibraltar y Malvinas. En el caso de Gibraltar, el documento enfatiza que "la experiencia ha mostrado que España aprovecharía cualquier renegociación con la UE para minar, aislar y excluir todavía más a Gibraltar".
Respecto a Malvinas, el informe destaca que la ruptura con la UE tendría "amplias y profundas implicaciones" en el Atlántico Sur. Reconoce, entre otras cuestiones, que "el apoyo de muchos europeos a la posición británica sobre Malvinas sería menos cierta, lo que podría animar a la Argentina a tener una posición diplomática más agresiva" en virtud que en muchos casos estos países avalan la postura de Londres solo en función del Tratado de Lisboa que rige para la UE y todos "sus territorios de ultramar".
El representante de Londres en las Islas Malvinas, Sukey Cameron, también ha expresado preocupación sobre el impacto que podría tener para la economía de las Islas ya que el 70% de la producción, en particular la pesca que representa el 50% del PBI, depende del acceso a la Unión Europea y principalmente a España e Italia. La exportación de grandes volúmenes de pesca de Malvinas a la UE no requiere aranceles o el cumplimiento de cuotas.
Es evidente que el proceso abierto por el Brexit, cualquier sea su resultado, debe ser analizado con atención. En una u otra hipótesis, puede resultar en un desafío para retomar con aire fresco el diálogo diplomático entre Buenos Aires y Londres como una ocasión de estímulo para establecer, con imaginación y creatividad, un horizonte de nuevas oportunidades entre las Islas y la Argentina.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar