Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Gobierno y empresarios quieren más resultados, pero todo va "Despacito"

El encuentro entre los ministros que llevan adelante la gestión económica del Gobierno, y los integrantes de la entidad empresaria con mayor peso específico de la Argentina, transcurrió con más tranquilidad de la que hacían presuponer los reproches que ambos bandos suelen cruzarse de manera reservada.

Los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, junto a los ministros Nicolás Dujovne y Andrés Ibarra, estuvieron más de dos horas frente a todos los miembros de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), en una charla en la que hubo mensajes de todo tipo.

Los funcionarios suelen reclamar al sector privado (y sobre todo a las grandes empresas) señales de inversión que contribuyan a acelerar el repunte de la economía; los hombres de negocios responden que no pueden hacer magia si los costos de operar en el país descolocan a los productos locales por su falta de competitividad. Unos y otros terminaron recostados en el gradualismo, aceptando que se trata de la única respuesta viable para enfrentar tanto la herencia como lo que viene.

La charla no se dio en un ámbito oficial, y coincidió con la ampliación reciente que tuvo AEA, con la incorporación de compañías de alto vuelo que no actúan dentro de otras cámaras, como Globant y Mercado Libre, y de referentes de peso como Carlos Blaquier, Alejandro Bulgheroni, Eduardo Costantini y Luis Pérez Companc. Hubo críticas a la permanencia de los impuestos distorsivos (la reforma tributaria fue uno de los temas más repetidos); también se aludió al riesgo de atraso cambiario (que el BCRA enfrentará con su plan de sumar reservas) y al difícil sendero que conforman inflación y tarifas.

Los funcionarios mostraron una hoja de ruta que consideran cumplible. Hubo un reconocimiento de errores, pero también destacaron que siempre hubo voluntad de enmendarlos. El Gobierno quiere otra velocidad de resultados, pero también depende de lo que hagan el Congreso, los gobernadores, los empresarios y los gremios. Aunque traten de cambiar la letra, la música que seguirá oyéndose de fondo es "Despacitio".