Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Gobierno busca ampliar gabinete económico para frenar judicialización de la política

Imagen de JULIÁN GUARINO

JULIÁN GUARINO Periodista

0
Gobierno busca ampliar gabinete económico para frenar judicialización de la política

Finalmente la política parece haber llegado en socorro de la economía. El detalle no es menor: con el blanqueo vigente, hay quienes señalan a la judicialización del tarifazo como un problema que debe resolverse rápido para que no impacte en el objetivo de los u$s 40.000 millones.

Pero el problema del ajuste de tarifas parece atravesar todo el frente económico: no sólo demoraría la reducción de los niveles de inflación, sino también presionaría nuevos desembolsos del Gobierno tensando la meta del déficit y retrasaría inversiones. "Una justicia que frena las políticas de gobierno transmite incertidumbre en la gestión y asusta a los inversores", señalan en la City.

La crisis social por el tarifazo, y el cimbronazo que significó en las últimas semanas la judicialización del nuevo esquema aplicado por el ministro Aranguren generó cortocircuitos en el gabinete económico.

Esto es porque cada vez queda más claro -sobre todo para algunos referentes de la oposición política-que quienes "hicieron las cuentas" a la hora de definir las accidentadas tarifas de gas se equivocaron en algo simple: en lugar de tomar los valores ajustados de la administración anterior (que no se aplicaron por cautelares y afines), los incrementos se aplicaron con la idea de escalar las tarifas que efectivamente se pagaban hasta ese momento.

Una pista en este sentido la regaló hace algunos días el ministro Prat Gay cuando señaló en conferencia de prensa que el costo fiscal al sorpresivo anuncio que impulsó definitivamente el tope del 400 por ciento a las facturas sería nulo: "Cuando anunciamos la meta del déficit del 4,8%, no preveíamos aumentos de tarifa de gas superiores al 400%", enfatizó el ex JP Morgan, cuestionando de manera directa al ministro de Energía.

En aquel momento, y después del primer fallo de la Cámara Federal de La Plata anulando los decretos a través de los cuales se oficializaron los nuevos cuadros tarifaros del gas, Aranguren, acompañado del jefe de Gabinete, Marcos Peña y el ministro Germán Garavano, salía al cruce de la crisis con un techo en el valor total de la factura. No fue la primera vez que Aranguren y Prat Gay se mostraron distanciados.

Este último, no atraviesa su mejor momento en el Gabinete. Hace tiempo que no participa de una reunión en la Casa Rosada -cuando Macri no está suele enviar al Secretario de Hacienda Gustavo Marconato, quien integró el Bloque del Frente para la Victoria en la Cámara baja y es un especialistas en política fiscal-y en las reuniones que preside el primer mandatario suele llamarlo "Juanjo" a Aranguren, mientras que con Prat Gay es un poco más frío.

De todas formas, en los últimos días, fue el ministro Frigerio el que selló un virtual acuerdo de convivencia cuando invitó a Prat Gay a comer a la Casa Rosada para quejarse de manera cómplice de las complicaciones que el tarifazo le generó en el trato con los gobernadores, lo que para algunos constituyó un guiño de acercamiento del propio Macri con Prat Gay.

Como fuere, la solución al nudo gordiano no es económica ni judicial, sino política. Los veteranos de Energía (el grupo de siete ex Secretarios), algunos de ellos funcionarios del actual Gobierno, fueron convocados hace unos días por el titular de la Cámara de Diputados Emilio Monzó. Allí "los ex" le contaron al diputado que el radical Mario Negri les había solicitado una salida y que ellos habían pensado en la nada despreciable idea de una ley. "¿Ley?", dicen que preguntó Monzó.

Enterado Aranguren, la idea de interpelarlo en el Congreso surgió como paso previo, una rápida salida que pusieron en marcha Carrió, Negri y Monzó para arruinar en parte la movida del massismo que jugó su posición junto al kirchnerismo para intentar aprobar proyectos anti-tarifazo.

Más allá de las negociaciones y de la gestión que debe encarar esta semana el oficialismo para acordar con el peronismo, el dato económico es que, desde ahora, la cartera de Aranguren podría quedar informalmente dividida, ya que el Gobierno busca consolidar un verdadero pacto entre los legisladores, ministros y ex Secretarios, del que podrían decantar nuevos incrementos para el año próximo.

En la práctica, el propio Aranguren y los ex secretarios de Energía (Raúl Olocco, Julio César Aráoz, Enrique Devoto, Alieto Guadagni, Emilio Apud, Jorge Lapeña y Daniel Montamat conformarán un equipo que buscará consolidar un programa del sector energético -un superministerio- que deberá ser consensuado con la totalidad de los partidos políticos, pero donde también deberán tomar partido los gobernadores.

En este contexto, el frecuentado ejercicio de apostar por las tasas de interés y los bonos atados al CER empieza a perder consistencia ante un eventual descenso de la inflación.

Según los últimos números, el nuevo escenario le brindará suficiente margen a Federico Sturzenegger como para empezar una nueva tanda de recortes más profundos en los retornos en pesos, lo que activará nuevamente la tentación de invertir en activos dolarizados.

Los niveles que registra el real brasileño, sumado a la expectativa por mayor ingreso de dólares producto del blanqueo y el descenso de la inflación le sacan presión al BCRA ante la caída de la divisa.

La última semana se desplomó por debajo del piso de los $15 y volvió a enhebrarse en las proyecciones que marcan una tasa de devaluación esperada en el mercado de futuros mayor al 10%.

Para fin de año, los inversores apuestan a que el dólar pase de los $14,60 a los que hoy cotiza en el mercado de Rosario a los $16,17 de fin de año.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar