Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Ganancias: la experiencia demuestra que subir la presión fiscal no cura demasiado

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico

3

A fuerza de tanto discutir en los medios el proyecto de reforma del Impuesto a las Ganancias, hay un dato que la sociedad ya aprendió: que se trata de un gravamen coparticipable y que la mitad de la recaudación que se pierda por el acuerdo alcanzado con la CGT será cedida por las provincias. Pero lo que hay que recordar es que Ganancias no se divide en partes iguales, ya que tiene otros destinos: del total que cobra la AFIP, 64% se reparte entre la Nación y provincias, mientras que el 20% va a la ANSeS y 16% a un fondo para obras de carácter social. Conclusión: el cambio en el impuesto implicará una transferencia a los asalariados de fondos que hoy van a los jubilados y a provincias con bajos recursos.

Este no es un argumento contra la reforma, sino para esclarecer como se financia. La realidad es que si Mauricio Macri, la CGT y la clase política discuten este proyecto es porque en 2007 lo que pagaban los asalariados por Ganancias equivalía a 1,4% del PBI, mientras que en 2015 esa cifra escaló a 3,2%, cifra muy similar a lo que ha sido el promedio histórico de lo que tributan las empresas.

El problema de Ganancias fue la combinación letal de una inflación alta y la falta de actualización tanto de las escalas como del mínimo sobre el que se empieza a pagar. Los trabajadores formales quedaron atrapados en este esquema. Las empresas, sobre todos las medianas y pequeñas, lo resolvieron aumentando su nivel de informalidad y creando menos empleo.

Lo que la Argentina debe reconocer hoy, es que aumentar la presión fiscal para curar un exceso de presión fiscal no es una salida sustentable a largo plazo. Hay que restablecer un equilibrio que favorezca a las personas físicas, y también cerrar mecanismos de elusión que tienen las grandes empresas. Cuando el Estado cede recursos, lo que hace es poner en juego el dinero de todos.

Más notas de tu interés

Comentarios3

No deberian seguir perdiendo el tiempo y discutir una reforma de todo el régimen impositivo, tomarse todo el tiempo necesario , pero hacer de una buena vez una buena ley completa de impuestos, que nos sirva a todos y al pais

Raul Nieto
Raul Nieto 20/12/2016 09:02:42

Decir que lo que dejan de aportar algunos implica una reduccion de fondos a otros argentinos es excelente pero una vez mas los politicos de olvidan del gasto excesivo el unico responsables de altos impuestos

JOSE   MANUEL LEVY
JOSE MANUEL LEVY 20/12/2016 07:44:27

GANANCIAS: se CONFUNDE el CONTRIBUYENTE con el INCIDIDO (Iosele)