Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gana terreno la flexibilidad en las viejas peleas con el círculo rojo

Gana terreno la flexibilidad en las viejas peleas con el círculo rojo

El Gobierno ofreció ayer evidencias bastante claras sobre cuáles son las batallas que le interesa dar hasta el final y qué políticas pueden entrar en la conocida vía de prueba y error.

Por ser un año electoral, en el macrismo están de acuerdo en sostener hasta donde sea necesario la pulseada con los docentes. María Eugenia Vidal intentará llegar a un acuerdo que no sacrifique recursos presupuestarios bonaerenses sin una contraprestación razonable. En esa discusión el oficialismo siente que está más cerca de su base electoral cuando denuncia al gremio por impulsar un paro político que si aceptase pagar una paritaria más alta con tal de que se normalicen las clases.

El programa de Precios Transparentes, por otro lado, sufrió una reformulación importante, después de que el Ejecutivo reconociera que la norma original era racional y lógica, pero su aplicación en el actual contexto fue contraproducente.

La expectativa oficial era que la reducción de los precios de contado fuera más reconocida que el encarecimiento de las cuotas. No sucedió así, y si bien Comercio se ocupó de mostrar que el consumo de bienes durables no había caído tanto como aseguraban las cadenas minoristas, terminó por adaptar las normas para permitir que el eufemismo "cuotas sin interés" vuelva a estar presente en las vidrieras.

Hay que admitir que el macrismo nunca se mostró dogmático a la hora de revisar decisiones que a priori consideraba correctas, pero que por su repercusión terminaban prometiendo un impacto negativo. Lo que todavía le cuesta es perfeccionar una etapa de diálogo previo que le evite las contramarchas.

Aunque sus críticos le achacan que gobierna para los ricos y las corporaciones, el Presidente y sus funcionarios creen que los empresarios se defienden a si mismos y no piensan en el interés general. Pero hoy lo importante es que la economía se reactive. Pelearse con el círculo rojo ya no tiene el mismo sentido que en el arranque de la gestión. La flexibilidad, como está a la vista, gana terreno en la gestión cotidiana.

 

Más notas de tu interés

Comentarios1
Alberto Maffei
Alberto Maffei 29/03/2017 10:47:53

Hay que empezar a acertar y no errar y volver al tema.Quince meses son suficiente enseñanza.