U$D

MIÉRCOLES 19/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

Funciona el acuerdo con el FMI para llegar a 2019 con chance para Macri

Funciona el acuerdo con el FMI para llegar a 2019 con chance para Macri

Logró finalmente el Gobierno que comience a ceder la inflación en noviembre contra los niveles delirantes alcanzados en agosto, septiembre y octubre. Las proyecciones para el mes pasado se ubican entre 2,5% y 2,8% y las expectativas del mercado suponen que el sendero descendente seguirá moderadamente hacia adelante.

Todas las respuestas conocidas ayer en el último relevamiento de expectativas de mercado que realiza el Banco Central entre los economistas más cotizados van en esa dirección.

Primera misión cumplida para el ahora más consolidado Guido Sandleris al frente de la autoridad monetaria, que ayer comenzó a dar las nuevas señales de lo que sigue durante el verano: ir bajado muy lentamente las tasas de interés y reducir de 3% a 2% mensual el ritmo de devaluación implícita en las bandas de intervención. Que no se escape el tipo de cambio ni la inflación al bajar las tasas, y eventualmente que el dólar aterrice en el piso de la banda para que el Gobierno empiece a comprar reservas sería el escenario ideal entre diciembre y febrero.

Si la situación internacional acompaña, los datos macro de las últimas horas permiten suponer entonces que el plan de emergencia acordado con el Fondo para llegar a las elecciones en 2019 sin un estallido financiero va dando resultado. Los pagos de la deuda están garantizados por el FMI, baja la inflación para estabilizarse en 2% mensual; en tanto que frenó la corrida al dólar y la situación luce controlada, al menos hasta la llegada de las encuestas decisivas en abril o mayo del año que viene. Si la carrera sigue incierta, cabeza a cabeza Macri -Cristina, probablemente tendrá que subir fuerte la tasa de interés para que los ahorristas esperen la definición en pesos.

Claro que llegar a las elecciones sin un estallido financiero no significa para el Gobierno estar seguro de poder ganarlas. Coinciden en general los analistas en que Mauricio Macri necesita claramente tres elementos para aumentar sus chances de reelección: que la economía no empeore y mucho mejor si recupera algo, que Cristina sea candidata, y que el peronismo tenga un candidato aparte de Cristina, para que el Presidente compita contra una oposición dividida.

Todo indica que las respuestas políticas comenzarán a aparecer hacia abril o mayo próximo. En materia económica, surgen algunas pistas. Está claro que para que la economía no empeore, como mínimo es necesario que no se profundice la incertidumbre mundialque hace temblar semanalmente a los mercados internacionales.

Parecía haberse arreglado el mundo con la cena en Buenos Aires entre Donald Trump y Xi Jinping, pero la volatilidad en las Bolsas y los precios de las comodities no termina. Ayudan las señales de la Reserva Federal, que dejaron un mensaje alentador para 2019, en el sentido de que tal vez la suba de tasas no sea tan dramática.

Fuera de lo que ocurra en el mundo, las dudas en el terreno económico local pasan por adivinar cuándo termina la recesión y, más importante, si la recuperación que seguramente se verá en las estadísticas a partir de mayo y junio próximos, estará en el bolsillo de los sectores medios y medios bajos, seguramente los que van a definir la elección. También es muy probable que de persistir o agigantarse el fantasma del regreso de Cristina, será más difícil estabilizar el dólar, bajar las tasas y recomponer confianza para la reactivación.

Sin olvidar que el riesgo no es solo político para el futuro. Quien gane las elecciones en 2019 se encontrará con una agenda de reformas estructurales pendientes que nunca se resolvió, más una herencia fiscal y monetaria tan difícil como la que tuvo que enfrentar Mauricio Macri al suceder a Cristina a finales de 2015. Mantener la rigidez monetaria en el año electoral también será un desafío para el actual Gobierno.

El ajuste de emergencia para evitar el default y llegar a las elecciones es duro en términos políticos. Por la contracción monetaria, entre los argentinos circula hoy fuera de los bancos un tercio menos de plata que el promedio histórico: $ 650.000 millones, contra $ 950.000 millones históricos según data del economista Rodolfo Santángelo.

Inflación, devaluación y festival de impuestos han carcomido el poder adquisitivo. Ciertamente, la calle está difícil y se nota. Por eso el ala política de Cambiemos desconfía del optimismo extremo en el equipo económico. Corcovean radicales, aristas, intendentes del oficialismo y todo el planeta político que rodea a María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. Que la gobernadora de Buenos Aires admita públicamente que se analiza despegar la elección de la provincia de la elección Presidencial, es toda una revelación sobre las dudas e intrigas que subsisten en el oficialismo.

En la misma vereda, el reelecto presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, celebró ayer su confirmación desafiando la estrategia política del Presidente y sus asesores, Marcos Peña y Jaime Durán. "Viva la rosca", proclamó ovacionado por toda la clase política.

En Presidencia, en tanto, el éxito importante de Mauricio Macri como anfitrión del G20 recompuso el ánimo para relanzar el proyecto de reelección del Presidente como la opción ganadora: macrismo con Macri, Cambiemos con Macri y la figura del Presidente como el mejor camino para mantener crédito internacional e inversiones. Mucho contraste, claro, con la era K, el chavismo y el Pacto con Irán. Ideal para polarizar con Cristina.

Comentarios1

Capullo, si bien el viva la rosca de Monzo refleja un dato de la realidad, no deja de ser un toma y daca de la peor cala�a, un trato de pistoleros. No es para ovacionar si no sos de una cofrad�a de miserables. �rubenardosain.wordpress.com�

Más notas de tu interés