Frondizinomics: las medidas que Macri piensa copiar de Frondizi para salir de cepo

No sólo se habla de desarrollismo. También de los problemas que hay que resolver. Uno de ellos, quizás uno central, es la falta de dólares y, por ende, su consecuencia: el cepo. En las últimas horas hay noticias que vienen desde el Banco Central: se bajó la orden para que los bancos comiencen a vender una parte de sus tenencias en dólares con el fin de agregar ‘liquidez’ a un mercado siempre demandante. Esos dólares son de la gente y el BCRA ya los cuenta entre sus reservas. Por eso la lectura es que ya no quedan reservas. ¿Cómo asumirá Mauricio Macri?

Una salida demasiado repentina de la restricción cambiaria podría llevar a una situación compleja: nadie levanta un cepo sin tener reservas en el Banco Central. Una mínima ‘pulseada’ con el mercado podría dejar el billete demasiado arriba. ¿Cuánto es demasiado? Mucho.

Como se dijo, la paradoja es que para levantar el cepo y que ingresen las reservas primero hay que tener reservas en el Banco Central. ¿El agro puede vender las suyas? Perfecto. Si no se quiere devaluar tanto, entonces habrá que compensarlo con menos retenciones, que es una forma de darles un dólar más alto, es decir, más pesos por dólar. Si el agro liquida, digamos, u$s 10.000 millones, ya es un comienzo.

En la historia argentina existe un ciclo que se repite permanentemente: atraso cambiario – falta de divisas -  endeudamiento – corrección y shock – devaluación – recesión. ¿Cómo se saldrá esta vez?

Mientras se van juntando reservas, está claro que una de las claves es institucional. Al menos una parte del problema bien puede ser abordado dando garantías de lo que se quiere hacer en materia de inflación y gasto público. No se trata de señalar públicamente que se va a hacer un “ajuste : hay que decir, ya, cómo se va a hacer, para tranquilizar a aquellos que temen una merma en sus ingresos.

Las señales serán lo más importante: señales a la justicia (Lilita Carrió bien puede ser una bandera), al Congreso, a los mercados (¿Prat Gay al Banco Central?), a las empresas. Señales que den garantías de libertad de prensa, de normalización y de sensibilidad social.

Uno de los “modelos  que se ha elegido es el del desarrollismo. Lo ha dicho Rogelio Frigerio, el futuro ministro de Economía de Macri. Pero no sólo es aspiracional: el caso de Arturo Frondizi no sólo sirve de inspiración a Macri por lo que significó el desarrollismo que impulsó Frigerio.

En rigor, hay que recordar que el mandato de Fronidizi terminó con una devaluación. Pero quizás es más interesante la forma en la que se las ingenió para llegar al poder y destrabar los problemas que tenía, que curiosamente son los mismos que enfrenta Macri: casi nada de reservas en el Banco Central y una economía con fuertes controles en materias de precios y en el mercado cambiario.

Además de abordar distintas problemáticas que implicaban cuestiones relativas al mundo empresario (expropiaciones) el 30 de diciembre del 58, Frondizi había anunció su "Plan de Estabilidad y Desarrollo que consistía en la eliminación del intervencionismo estatista en el mercado. En esta línea, una de las primeras medidas fue suprimir el control de cambio y los permisos de importación. También suprimió los controles de precios a los productos del agro y decidió retirar los subsidios al consumo. Como podrá suponerse, esto generó suba en los precios, pero a lo largo de dos años pudo domar relativamente la inflación: pasó de más del 100% en el primer año, a 27,1% en el segundo y casi 14% un año después. ¿Cómo hizo? Como se dijo, el costo de vida y la inflación habían aumentado al principio y fue entonces que se adoptaron medidas tendientes a restringir los gastos de Administración del Estado y se trató de poner freno al incremento salarial.

Además de su nueva política petrolera (firmar convenios con empresas extranjeras para YPF), el Poder Ejecutivo promovió una Ley para nacionalizar yacimientos de hidrocarburos. Se sabe: el Desarrollismo, política propuesta desde el gobierno, buscaba principalmente poner en marcha obras de infraestructura que iban a dar frutos a través de la industrialización, autoabastecimiento de petróleo y energía. En tres años de gestión la producción de petróleo y gas natural aumentó 150%. El país de importador pasó a ser exportador de petróleo. La red vial creció en 10.000 kilómetros y la producción industrial aumentó un 10%. La industria automotriz produjo, en 1961, 100.000 automóviles y camiones. En 1958 se fabricaron 10.000 tractores y tres años después 25.000.

Tags relacionados