Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Fortalecer la diversidad de género y la inclusión

TATIANA KARPOVA Presidenta de Massalin Particulares

0
Fortalecer la diversidad de género y la inclusión

Las grandes compañías tienen una responsabilidad importante a la hora de favorecer la inclusión y cultivar la diversidad dentro de la sociedad. Al celebrarse un nuevo Día Mundial de la Mujer, tenemos una buena oportunidad para reflexionar acerca de qué estamos haciendo desde nuestro lugar para fortalecer la igualdad, recordando nuestro rol no sólo como empleadores sino como actores sociales y formadores de personas.

El trabajo es una dimensión fundamental de la vida de las personas, que abarca gran parte de su tiempo. En la mayoría de los países, son las empresas privadas las que generan el mayor número de empleos y por eso, las compañías que comprenden su dimensión social deben incorporar personas sin importar su condición social, género, raza, religión o adversidades físicas.

Para lograr el objetivo de ser inclusivos, la premisa es conocerse, para tener una visión general de la situación actual en la empresa, de cómo está abordando los temas de diversidad e inclusión. Para eso, debe buscar la forma de obtener todos los datos relevantes sobre sí misma, para luego pasar a la acción. Después, hay que trabajar con los líderes dentro de la compañía para comenzar un cambio de mentalidad y definir un plan que encamine a la empresa a la diversidad cultural y el equilibrio de géneros.

Todavía queda mucho por hacer para lograr esta inclusión en la diversidad en el ámbito laboral, no solamente en la Argentina, sino en muchos países del mundo. Sólo si somos inclusivos, si todos se sienten respetados, valorados y comprometidos a dar lo mejor de sí, podemos generar el ambiente de trabajo diverso necesario para el éxito. La diversidad y la igualdad son sólo conceptos o ideales si las organizaciones no se los ponen como objetivos. Y como todas las metas realmente importantes, sólo pueden lograrse cuando están incorporadas a la cultura de la organización, cuando todos quienes forman parte de ella las adoptan como propias. Por eso es importante que las empresas inculquen entre todos sus colaboradores valores de compañerismo, aceptación y colaboración. No se trata solamente de que sean más productivos, sino de que sean más felices y mejores personas. Ese es el verdadero aporte que hacemos en las vidas de nuestra gente, de sus familias, y a la sociedad.

Los esfuerzos deben incluir también trabajar por formar una cultura donde se respete el balance entre el trabajo y la vida personal de todos los colaboradores. En el caso de las mujeres, adicionalmente, contemplar la maternidad y sus tiempos debe ser un objetivo conjunto. Quienes ocupamos posiciones de liderazgo y tenemos hijos entendemos el trabajo que esto implica en términos de organización personal, pero es una meta posible y las compañías deben poder ayudar a lograrla.

Lo mejor que podemos hacer para lograr la igualdad entre los géneros es reconocer cada una de las oportunidades que tenemos desde nuestro espacio para hacer nuestro aporte, y asumirla como un objetivo propio de todos los días.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar